Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÍPICARA VANIDAD! Un tal Peñalva, escribiente Segundo én Gobernación, Hombre formal j decente Y padre condescendiente Hasta la exageración, Al ver que su hija Pilar Quería veranear, Aunque es poco lo que ahorra, Dijo: Irás á Valdeporra Con tu amiga la de Aznar. Ante todo, hay que advertir Que en Valdeporra á la gente Le ha dado por presumir; Cada día hay que salir Con sombrero diferente. De ello se enteró Pilar, Y dijo á su padre: Quiero Llevarme más de un sombrero, Puesto que allí he de alternar Con la gente de dinero. ¿Y ustedes no saben cuántos Llevó Pilar? Pues llevó Catorce, y el llevar tantos Causó tremendos quebrantos Al padre, que los pagó. Eso sí; lució la niña Sus sombreros. ¡Cuánta hechura En uno de paja obscura Llevaba toda una viña; En otro mucha verdura. jQué de lazos! ¡Qué caudal En adornos! jCuánto enredo! Capota llevó en la cual Plantó medio kilo de alBaricoques Le Toledo. En otro uri clavel, un nido, Seis ranas y una cotorra; En otro un gato dormido En fin, que Pilar ha sido La envidia de Valdeporra. En cambio, por majadero. La calva luce Peñalva, Pues ya no tiene dinero Para comprar un sombrero Con que taparse la calva. Y he visto este resultado: Mientras Pilar ha gastado Tanto gorro en Valdeporra, Su padre infeliz ha estado Viviendo en Madrid de gorra. Y dice, al considerar Que el invierno ha de llegar: qNo sé qué vamos á hacer! Nos tendremos que comer Los sombreros de Pilar! JUAN PÉREZ ZÜÑIGA.