Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
650 BLANCO Y N E G E O Yo, porque nos tu iesen mucha amistad, porque conoscí que era gente que mejor se libraría y convertiría á nuestra S a n t a Fé con a m o r que no por fuerza, les di á algunos de ellos unos bonetes colorados y u n a s cuentas de vidrio que se ponián al pescuezo, y otras cosas muchas de poco valor con que hobieron mucho placer y quedaron tanto nuestros que era maravilla. Los cuales después venían á las. barcas de los navios adonde nos estábamos nadando y nos traían papa j; ayos y hilo de algodón eniovillos y azagayas, y otras cosas m u c h a s y nos las trocaban por otras cosas que nos les d á b a m o s como cuentecillas de vidrio y cascabeles. En fin, todo tomaban y daban de aquello que tenían de buena voluntad. Mas m e pareció que era gente m u y pobre de todo. Ellos andan todosldesnudosicomo su madre los parió, y también las mujeres, aunque no vide mas de u n a faito rroza, y todos los que 3 o vi eran todos mancebos, que ninguno vide de edad de más de treinta a ñ o s muy bien hechos, de m u y fermosos cuerpos, y m u y buenas caras los cabellos gruesos raian como seda de cola de caballos, é cortos: los cabellos traen por encima de las cejas, salvo unos pocos detrás que traen largos, que jamás cortan: dellos se pintan de p r i e t o y ellos son de la color de los canarios, ni negros ni blancos, y dellos se pintan de blanco, y dellos de colorado, y dellos de lo que fallan, y dellos se pintan las caras, y dellos todo el cuerpo, y dellos solos los ojos, y dellos solo el nariz. Ellos no traen armas ni las cognocen, porque les amostré, espadas y las tomaban por el filo, 3 se cortaban con ignorancia. N o tienen algún fierro: suslazagayas son unas varas sin ñerro, y algunas de ellas tienen al cabo un diente de pece, y otras de otras cosas. Ellos todos á u n a mano son de buena estatura de grandeza, y buenos gestos bien hechos yo vide algunos que tenían señales de feridas en sus cuerpos, y les hice señas qué era aquello, y ellos me mostraron como allí venian gente de otras islas que estaban cerca y les querían tomar y se defendían; y yo creí é creo, que aquí vienen de tierra firme á tomarlos por captivos. U l o s deben ser buenos servidores é de buen ingen i o que veo que m u y presto dicen todo lo que les decia, y creo que ligeramente se harían cristianos, que me pareció que n i n g u n a secta tenían. Y o placiendo á nuestro S e ñ o r levaré de aquí al tiempo de mí partida seis á V. A. p a r a que deprendan fablar. K i r g i n a bestiade niiieuna manera v i d e salvo papagayos, en esta isla. F F s 7 CRISTÓBAL COLON. CELDA D 2I. PADEE M A R C H E K A EX EL C O X V E K T O DE LA RÁBIDA