Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO Que por mostrar su poder Quiso formar otro mundo. Pues quien le quiso igualar Y su poder y gobierno Como aquel ángel tomar, Ya que no cae al infierno, Justo es que caiga en la mar. PINZÓN. COLÓN. 649 ¿Qué aguardamos? ¡Caiga! Tente ARANA. COLÓN. Y una palabra no más Me escucha. Di diez, di veinte, Pero con mil no podrás De nuevo engañar la gente. Si dentro de los tres días No mostrare tierra nueva. Que me matéis. ¿Aun porfías? No es el término ó la prueba tan larga; esperar podrías. Por Dios os ruego, españoles. BUYL. Que tres días esperéis Ver celajes y arreboles De otro horizonte. Y diréis ARANA. Que esperemos nuevos soles. Esto se ha de hacer por mí. BUYL. Ahora bien... pues quede á. nsí. ARANA. TERRAZAS. Buen levante. Iza esa entena: COLÓN. Dad i la bomba carena Levantando los ojos ai cieloS) ¡Señor, acordaos de mí 1 TERRAZAS BART. F R L O P E FÉLIX DE VEGA CARPIÓ. A, J p y 1 W jí T itaWtliBt F VISTA DEL CONVENTO DE LA RÁBIDA, EL DESEMBARCO (CUADRO DE D. DIÓSCORO PUEBLA. -Del Diario del primer viaje -II de Octubre. la carabela Pinta que era más velera é iba delante del Almirante cupo la suelte de hallar tierray hizo las señas quel Almirante había mandado. Esta tierra vido primero un marinero que se decia Rodrigo de Triana; puesto que el Almirante á las diez de la noche, estando en el castillo de popa, vido lumbre, aunque fué cosa tan cerrada que no quiso afirmar que fuese tierra; pero llamó á Pero Gutierre, repostero destrados del Rey, é dijole que parecía lumbre, que mirase él, y asi lo hizo y vídola: dijolo también á Rodrigo Sánchez de Segovia quel Rey y a Reina enviaban en el armada por. veedor, el cual no vido nada porque no estaba en lugar do la pudiese ver. Después quel Almirante lo dijo le vido una vez ó dos, y era como una candelilla de cera que se alzaba y le: vantaba, lo cual á pocos pareciera ser indicio de tierra. Pero el Almirante tuvo por cierto estar junto á la tierra. Por lo cual, cuando dijeron la Salve, que la acostumbran decir é cantar á su manera todos los marineros y se hallan todos, rogó y amonestóles el Almirante que hiciesen buena guarda al castillo de proa, y mirasen bien por la tierra, y al que le dijese primero que vía tierra le daría luego un jubón de seda, sin las otras mercedes que los Reyes habían prometido, que eran diez mil maravedís de juro á quien primero la viese, A las dos horas después de media noche pareció la tierra, de la cual estarían dos leguas. Amañaron (amainaron) todas las velas y pusiéronse á la corda (al pairo) temporizando hasta el día viernes que llegaron á una isleta de los Lucayos, que se llamaba en lengua de indios Guanahani. Luego vieron gente desnuda, y el Almirante salió á tierra en la barca armada, y Martin Alonso Pinzón y Vicente Anes (Yáñez) su hermano, que era capitán de la Niña. Sacó el Almirante la bandera Real y los capitanes con dos banderas de la Cruz Verde que llevaba el Almirante en todos los navios por seña con una F y una Y: encima de cada letra su corona, una de un cabo de lá y otra de otro. Puestos en tierra vieron árboles muy verdes y aguas muchas y, frutas de diversas maneras. El Almirante llamó á los dos capitanes y á los demás que saltaron en tierra, y á Rodrigo Deseo vedo, escribano de toda el Armada, y á Rodrigo Sánchez de Segovia, y dijo que le diesen por fe y testimonio como él por ante todos tomaba, como de hecho tomó posesión de la dicha isla por el Rey é por la Reina sus señores, haciendo las protestaciones que se requirian, como más largo se contiene en los testimonios que allí se hicieron por escripto. Luego se ayuntó allí mucha gente de la isla. Esto que se sigue son palabras formales del Almirante, en su libro de su primera navegación y descubrimiento de estas Indias: