Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ylñc II 2,0 ¿V. 4 Núm. 75 EFEMÉRIDES 9 de Octubre 1547. -Fué bautizado en Alcalá de Henares, donde nació, el inmortal escritor Miguel de Cervantes Saavedra. El siglo XV terminó su gloriosa carrera después de haber asombrado al mimdo entonces conocido con los dos descubrimientos más grandes, útiles y maravillosos que cuantos figuran en la historia de la humanidad. Juan Gutenberg había realizado la invención de la imprenta. Como decia el ilustre Quintana en su magnífica y conocida oda; es en vano Qne el hombre al pensamiento Alcaniíase escribiéndole á dar vida, Si desnado de curso y movimiento En letai osa obscuridad se olrida. No basta un vaso á contener las olas Bel férvido Océano, Ni en solo un libro dilatarse pueden Los grajtdes dones del ingenio humano. Cristóbal Colón, cuyo recuerdo ocupa hoy todas las inteligencias y conmueve todos los corazones, había descubierto un nuevo mundo, en el que, antes de mucho y en casi toda su extensión, había de hablarse la hermosa lengua castellana. El siglo XVI, al recoger tan prodigiosa cnanto inestimable herencia, apresuiióse á mejorarla y á acrecerla, Propagóse rápidamente el invento de Guttenberg, adquiriendo cada día mayores perfecciones: intrépidos navegantes, siguiendo el derrotero trazado por Colón, fueron descubriendo nuevas tierras, á las que llevaban nuestra civilización y nuestro idioma. Aquellos dos grandiosos desoabrimientos, que al parecer ninguna relación inVERDADERO RETRATO DE CERVANTES, tomado de un cuadro de Pacheco. mediata tenían, pudiera creerse que estaban dispuestos y enlazados secretamente por la Providencia para servir, en día no lejano, propagando y extendiendo el uno la obra más hermosa y admirable que había de producir el ingenio humano; el otro aumentando los ámbitos en que había de dilatarse aquella futura gloria de Espafía y el húmero de los que entendieran y hablaran la robasta y armoniosa leagaa en que h j, b a de ser escrito el libro inmortal que, como dice un ilustrado biógrafo de Cervantes, ha sido durante más de dos siglos la admiración del mundo, la envidia de las naciones extranjeras, el reoreo del vulgo, la medicina de los mal humorados y el repertorio inmenso de todas las gracias de la conversación Ocasión excelente sería la que nos proporciona la fecha de hoy para recordar las curiosísimas y novelescas aventuras y desventuras de que estuvo llena la no corta ni reposada vida del gran escritor, para repetir los innumerables elogios que de sus obras han hecho los más insignes escritores españoles y extranjeros, para traer á cuento la relación de las infinitas ediciones y traducciones que se han hecho en todo el mundo de su famosísimo Son Quijote. Pero ¿quién no conoce, no sabe y no recuerda todO ello? ¿Quién no tiene noticia de su viaje á Italia como camarero del cardenal Aquaviva, que, aun en edad temprana, supo apreciar su mérito y su ingenio; de sus proezas como soldado de los tercios españoles, ya á bordo de la galera Marqwga, en la batalla de Lepante, la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, presentes ni esperan ver los venideros donde quedó estropeado de la mano izquierria por un arcabuzazo, y herido por otros dos que recibió en el pecho; ya más tarde, á las órdenes de D. Alvaro de Bazán, en el sangriento desembarco de la isla Tercera; de sus penalidades y hazañas, durante los años de su cautiverio en Argel, donde sus trazas ingeniosas, sus dignos y valerosos hechos y sus atrevidas tentativas para lograr su evasión y la de sus compañeros, parecerían invenciones de novela si no estuvieran plenamente acreditados como sucesos históricos, y por fin, de sus infortunios, desdichas, encierros y vejaciones cuando después de haber dejado las armas por las letras, falto de protección y de recursos, tuvo que acudir á oficios indignos dé su ingenio, para atender á la subsistencia de su mujer D. Catalina de Palacios, de su hija natural doña Isabel, que como la hija natural de Lope, profesó después en las Trinitarias; de su hermana D. Beatriz y de otras tres personas de su familia, y para poder ocuparse en las obras que habían de dar fama jptema á su nombre y gloria imperecedera á su patria? ¡Qaiéu no habrá tenido ocasión de leer algunos de los innumerables trabajos que han dedicado á, los piu DONDI; FUÍ BAUTIZADO CERVANTÍS-