Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
636 BLANCO Y NEGRO Cuando me traia el agua, Porque me iba á levantar, Me halló en la cama, de pie, Con la mano izquierda atrás, Cogida la cabecera, E n actitud de guiar El timón imaginario De alguna nave ideal, Y con el brazo derecho, E n posición de indicar Que algo lejano observaba Con mi vista perspicaz. La pobre quedó suspensa Y yo comencé á gritar: ¡Tierral ¡Tierra! al mismo tiempo que ella decía: i Agua va! ¡Ah! Y ahora escribo unas coplas Que no sé si me saldrán Romances ó seguidillas, Y que pienso presentar Si anuncian algán certamen 0 hay algún juegoflo 7 al, Para ver si me dan algo Porque los tiempos están ¡Ehl í esto jqué le parece? -Pues me parece muy mal. Honrar al genio es deber Que nadie debe excusar; Pero ponerlo en ridículo Eso es una atrocidad; Y un crimen que estar debía En el Código Penal El tomarlo por pretexto Para lucirse ó medrar. 1 Vaya! Hablemos de otras cosas! ¡Tiene usté un genio feraz! ¿Qaé ha sucedido en Septiembre- -Nada de particular: Que ha vuelto á bajar la Bolsa, Que ha vuelto á subir el pan, Que han vuelto á subir los cambios Y la paciencia á bajar; Que ha empezado con desdicha La temporada teatral; Que la cómica- política Está próxima á empezar. Porque ya con sus dos micos Ha vuelto el primer galán; Y que han dado algún pretexto Para la. locwaoidad. Las malicias de Süvela, Las intrigas de Pidal, Las promesas de Sagasta, Qae nunca se cumplirán, E l ascenso de Pavía A Capitán general. Los planes de Castañeda Que llaman Castaña da Los monos de don Antonio y las monas de Tetuáa. -En cuanto á Colón- -Amigo, Deje usté á Colón en paz. Hónrelo quien sepa honrarlo. Pues como le he dicho ya, Para hacer bien ciertas cosas Ko basta la voluntad, Y el que no sepa, conténtese Con ver y oir y callar, Aplaudir lo que hagan bien Y silbar lo que hagan mal. Limítese á ser comparsa Quien no pueda ser galán; Y no se pretenda que es Honrar al genio inmortal Procurar únicamente Satisfacer y alhagar Unos cuantos su codicia Y otros mil su vanidad. -Hoy está usted imposible Y no se le puede hablar. ¡Vaya! Adiós, señor don Pedro. -Pues adiós señor don Juan. F E L I P E PÉREZ Y GONZÁLEZ. M