Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO 6 Í 7 Yapáramos. -Dispense usted, caballero, si le h e pisado. -No, señor; no tengo ojos más que para mirar á esta joven. ¡Qué tic! -Me permitirá usted que la acompañe; porque un ángel, como usted, no puede ir solo. ¡Hay tantos diablillos callejeros! ¡Las nueve y media! -No; no, señora; no tengo prisa. ¿Cómo se llama usted? ¿Gloria? ¡Qué bien le cuadra ese nombre! -No es broma. El amor I Ah! el amor, yo no lo sé definir, pero lo comprendo, porque usted me lo inspira. ¡Y vamos en dirección contraria á mi casa! ¿Qué ha dicho usted? ¿Que vive con economía? ¡Si usted supiera! Yo sí que vivo con eZZa todo el curso. ¡Dios de Dios! ¿Y la Estadística? o 6. -El centinela entonces, ciego de ira, quiere castigar tamaña osadía corre tras él ¿Vive usted aquí? La prometo venir mañana á las ocho. ¿Hasta las once? Hasta el día del Juicio, hermosa. Yo no tengo prisa. Adiós, Gloria ¡Toma un abrazo, rica! -No so ofenda usted, es mi genio. ¡Si lo supiera Matilde! Adiós, monísima, lucero, estrella, constelación, azúcai- canela. ¿Si lo habré aprendido en jueves? IV ¡Me vuelvo loco! ¡Desde aquí, á la gloria! No; desde aquí á mi casa, á estudiar. ¡Las once! ¡Y quién estudia ahora, si tengo la cabeza como un bombo! Corramos. ¡Qué abrazo. Señor, qué abrazo! Y se enfadó. Claro, es honrada ¡Qué suerte! Tengo uña sombra hasta allí. Ya veo mi casa. ¡Y no traigo la llave! ¡Sereno! ¡Pacooo! Le daré los cinco céntimos que me han sobrado. Bue- ñas Adiós. Ya estamos, t- r- v jifínáx. i. lal- da... Eso es. La luz, y é tintero por si hay que ¡lustrar e programa. Sentémonos. Se me abre ta boca de stieño que tengo. Me fumaré un pitillo, y l sta las cinco. Aquí está el libro. Matilde... Glor ia... Estadística Á la una Á las dos y á is... ¡Voto á una legión de cefalópodos! ¿Qué es es i ¡Pues no me ha dado Alzamora úatomo d- novelas! ¿Cómo me examino yo ahors X JOSÉ G Ü I N Ü T y TOLEDANO. Q. -Y bé aqui el resTÜtado de sus X i