Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO 615 Daoiz. -Eres descontentadizo. Velar de. -Sea lo que tú quieras; pero no una oda, sino una sátira contra los vicios y los extravíos de las nobles artes en la España del siglo xix, sería lo que yo escribiría si resucitase, si fuese poeta y si tuviese que leer versos en alguna distribución de i) remio 8 d la Academia de San Fernando. Daoiz. -No cuadra bien con nuestra representación de héroes y mártires de la iivdependenoia lespafiola la discusión artística en que nos hemos enredado. Velarde. -Tienes razón; pero ¿de qué hemos de hablar? ¿Del centenario del descubrimiento del Naéyo Mundo? Daoiz. ¡No por Dios! Entraríamos en la eterna controversia de si Colón fué héroe y mártir de la ingratitud de los españoles, según afirman sus panegiristas, ó héroe á secas, sin nada de martirio, ni santidad, según sostienen algunos pocos escritores, mal avenidos con la tradición ó leyenda colonibina. Velarde. ¿Hablaremos del Ayuntamiento de Madrid y de los paseos que nos hace d a r á las estatuas por las calles y plazas de la coronada villa? Daoiz. No por cierto. Al actual Ayuntamiento de Madrid sólo cabe decirle lo que á la Presidencia suelen gritar los espectadores de la Plaza de Toros: ¡Lo hace V. muy mal! ¡Lo hace V. muy inal! jLo hace usted muy mal! Velarde. ¿Hahlareraos de política? Daoiz. -Aparta, pálida sombra. Ni las lamentaciones de Jeremías sé podrían comparar á lo que yo dijera si hablase de política. Me sé de memoria aquel notable soneto de Núñez de Arce, dedicado A España, qae dice así: Boto el respeto, la obediencia rota, De Dios y de la ley perdido el f i; eno, Vas marchando entre lágrimas y cieno, Y aire de tempestad tu rostro azota. Ni causa oculta, ni razóa ignota Basques al mal que te derora el seno; Tu iniquidad, como sutil veaeno, Las fuerzas de tus músculos agota. Ko esperes en revuelta sacudida Alcanzar el remedio por tu mano, 1 Oh sociedad rebelde y corrompida 1 Tersegairás la libertad en vano; Que cuando un pueblo la virtud olvida. Lleva en sus piropios vicios 6 u tirano. Velarde. ¿Hablaremos de organización militar, de las reformas que se han introducido en las leyes que rigen al ejército... Daoiz. -No, no; aquel glorioso Cuerpo de Artillería á que pertenecimos en nuestra vida terrenal, está tan maltrecho á cansa de las reformas á medio hacer que hoy rigen en las leyes militares, que respiraríamos por la herida, como vulgarmente se dice, y nuestras palabras quizá no fueran de todo punto convenientes. Velarde. -Hablaremos Daoiz. -Ya no hablaremos de nada, porque las estatuas bien educadas se caUah cuando no tienen nada bueno que decir. LOIS VlDART. RETAZOS -Dicen que á D. Mariano Le va á pedir Sinforiano La blanca mano de su hija. -Pero ¿no han dicho qué mano? -Será la de la sortija. Ayer mo ha dicho José Que se han ahogado Pilar, Rita, Lola y Salomé. ¡Buen año para los que ayan truchas á pescar! J. EODAO.