Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y N E G R O i A h qué personal t a n rico D e ninfas el que enseñaba! E n el Pindó se explotaba También el género chico. ¡Qué coro t a n celestial, Sobre l a s nubes t e n d i d a s Y todas ellas vestidas D e ninfas al n a t u r a l! HsiYo, con sus encantos chocho, Cien veces en el teatro U n compás de dos por cuatro L o llevaba k tres por ocho. T u v e como es consiguiente, Con la Empresa u n a d i s p u t a Y m e quitó la b a t u t a Sin formación de expediente. Cesante y petrificado P o r el dolor que s e n t í Desde mi a l t a r a caí Sobre la fuente del P r a d o N i ñ e r a s y mozalbetes Se complacen de mi d a ñ o Y aquí vivo desde el año Del wnoj de los tres sietes. ¡D é noche hay pareja a m a n t e Que en mis barbas se festeja, Y- n o se ve una pareja, Y e s o no hay Dios que lo a g u a n t e! P o r la t a r d e ¡A la l i m ó n! C a n t a la tropa inocente, Y i Que se h a roto la fuente 1 E e p i t e n sin aprensión. Y aunque yo desde mi altura Desprecio la h u m a n a pompa Como la fuente se r o m p a Me rompo yo la figura. Sé que anda el A y u n t a m i e n t o Con su buen celo oficial. Removiendo el personal De estatuas, y n o lo siento. N o lo s i e n t o yo soy f r a n c o Y a en el P r a d o estoy en vilo. ¡V a m o s que no estoy tranquilo Teniendo t a n cerca el B a n c o! A m i el oro m e seduce, Y al mirar al Banco lloro. P u e s sé muy bien que no es oro Todo lo que alU reluce. E l cambio de situación N o ha de costarme d i n e r o ¡Estoy, Alcalde P r i m e r o Siempre á su disposición! L a l i r a emblema del A r t e E s mi equipaje sencillo ¡Cuando quiera, me las guillo Con la música á otra p a r t e! Por no saberfirmarApolo, JOSÉ J A C K S O N V E Y A N 605 TÁEJETA POSTAL Al Doctor Thebussem SIDONIA MEDINA Inolvidable Doctor Y muy excelente amigo: La primer satisfacción Que á m i regreso reoibo, Es el hallar en mi mesa Los dos excelentes libros Que ha dado usted á la estampa Con acuerdo prudentísimo. Con qué afecto los acojo Y gratitud los admito! 1 Dios pague á usted el obsequio Que con los tales recibol Como lo que escribe usted Me parece á mí oro fino, Me he deleitado con ellos, Leyendo con regocijo Trabajos para mi nuevos Dnos, y otros conocidos. Titula usted al primero P E I M K E A KACIÓS D E ARTÍCULOS, Lo dirá Usted por el preciov Que no- puede ser más Ínfimo. I Dos pesetas un volumen De más de setenta articules Amenos como ellos solos. Como de usted bien escritos! Un libro en cuarto ma 3 or, O in folio, que es mejor dicho! Perdóneme usted, Doctor; Per lo que es y o, no admito Que se llame a raoién A tan suculento libro, Lleno de platos variados Y de manjares. tan ricos, Que al ser más inapetente Abrieran el apetito. iQüé amenidad! iQué gracejo! ¡Qué facilidad! ¡Qué estilo! IY qué lujo de impresión! ¡Y qué papeltan magnífico I. Libros buenos y baratos No son, doctor, de este siglo, Sino de los venideros; Pero, en fin, -es usted rico, Y emplea usted su fortuna En objetos útilísimos, Y bien puede anticiparse E n esto á los de otros siglos. ¡Cómo triste! ¡Quién lo ha dicho? Eegocijado y alegre, Y ameno y archierudito. i Si me parece mentira Que en un asunto tan nimio Encuentre medios usted De ofrecer tanto atractivo! ¡Hablar de cosas de toros Y darles tan nuevo giro! Dígalo, si no, Carmena, Que lo diga SdaqitAllo, Que lo diga Peña y Goñi Y los que ponen el mingo En un asunto en que yo Soy lego, más que novicio. E n fin, por ambos volúmenes De veras le felicito. Dios le pague á usted por ambos El obsequio que recibo; Dios le conserve su ingenio. Que reconozco y admiro, Y viva usted tantos años Como yo le necesito Para que mi vanidad Pueda por ahí darse pisto Diciendo: jEl doctor Thebussem? ¡Hombre! ¡Gran amigo mío! Con que hasta otra, y ¡por Dios No me eche usted en olvido! MAKÜEL M A T O S E S Al otro, U N TEISTE CAPEO I Ración llama usted á esto Que es un banquete magnifico? Ha puesto usted como titulo. ¡Triste? No, señor; ¡protesto! Madrid, Septiembre 1892.