Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
pn ft Wo jiíUiniJi Raza d e ángeles caldos, Del cielo desheredados, Que nacéis e n t r e gemidos Y vivís desesperados Y moris desprevenidos; Por qué l a v i d a adoráis? ¿Por q u é á l a m u e r t e teméis? ¡Tanto el b i e n desconocéis, Que el dolor idolatráis Y la idicha aborrecéis! E N UN ÁLBUM De la fuente d e l a m o r N o bebas, Elisa, el agua. Que es a l m í b a r p a r a el gusto Y es acíbar p a r a el a l m a Crecido con las lluvias de repente, Bompe el rio las márgenes qus baña, Í! inundando BUS agruas la campaña, Arrasa frutas, árboles y gente. El pastor, que asustado y diligente Se subió por librarse á la montaña, Ve desde allí el ganado y la cabana Envueltos en el rápido torrente. Y aquel vivo dolor con que afligido Mira abogadas las tímidas ovejas, Para siempre llorándose perdido, Ko equivale á la angustia en que me dejas Silvia, cuando tn labio endurecido Responde con desdenes á mis quejas. DE EX LA MUERTE CÁELOS LATOREE ¡Todo a c a b ó l a gloria y su dulzura, Y el noble afán, y el e n t u s i a s m o a r d i e n t e Y el l e v a n t a r la creadora f r e n t e Sobre el misero m u n d o y su a m a r g u r a! ¡E l eco a ú n d e los aplausos d u r a Que le rindió l a alborozada g e n t e Y aquella n o b l e y despejada f r e n t e Esconde ya la avara sepultura! i Adiós, Carlos, adiós; m i e n t r a s severo E l c a u t o d e cien v a t e s t u s loores Se p r e p a r a á e n t o n a r j con esmero Tu corona á tejer, r i c a en colores, Yo, discípulo, amigo y c o m p a ñ e r o Regaré con mis lágrimas sus flores! FEAGMEN- TO 0 y f e E l canto del alma mia No lleva expléndidas galas Sobre las débiles alas De mi pobre fantasía. E l labio solo t e e n v í a Sentidos j h u m i l d e s sones; Y m i e n t r a s dulces canciones Te ofrecen m á s rico fruto, Yo t e doy, como t r i b u t o Mi a m o r y m i s b e n d i c i o n e s PuE aGÜA ffiESCA. -J. Ar a. 1 LA SEÑOEA CONDESA D E LATOOE- MATBOUEG p o c o AXTKS DE SU SALIDA DE MADRID (Únicos Tersos q u e escribió el autor. A u n q u e j a m á s l a colina Hollé, señora, d e Apolo, Ni l a f u e n t e C a t a l i n a De su linfa cristalina K ó á m i labio u n sorbo sólo; ¿Qné g a l á n qué caballero, En. el á l b u m de u n a hermosa, P o r recuerdo p l a c e n t e r o E s t a m p a su adiós postrero E n l l a n a y h u m i l d e prosa? Versos h e de haceros, si, A u n q u e al hacerlos m e rio; Mas esto quédese aquí; N o digáis mi desvario, Que se b u r a r á n d e m í Pero, en cambio, p o n d e r a d Mi respeto t a n profundo Como fina m i a m i s t a d Decidlo por todo el m u n d o Que, á fe, diréis l a verdad. CARTA DEL H I J O -E G. Espinóla.