Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO 597 -Bueno, pues ya le admirarán ustedes otro dia. Los admiradores se retiraron al comedor, heridos en su dignidad, y allí estuvieron comiendo galletas y bebie ndose el vino; porque la admiración suele estar intimamente relacionada con el estómago. Hay unos cuantos caballeros que se ven asediados por sus admiradores, y pasan las penas del purgatorio. Éntrelas víctimas de la admiración, figura un jefe de partido que no puede comer, ni escribir, ni hacer el amor, ni. lavarse, sin que se acerquen sus adictos quemando incienso en su loor, y halagándole con toda suerte de frases encomiásticas. El hombre está dado á todos los demonios, pero no consigue echar de casa á aquel enjambre de zánganos, y en más de una ocasión tuvo que esconderse en un ropero para librarse de su presencia. -El señor ha salido- -decía el criado. -Bueno, le esperaré- -contestaba uno de sus perseguidores; y se sentó en el pasillo hasta ver si llegaba el prohombre. Este, entretanto, permanecía oculto en el ropero, y al fin y al cabo tuvo que presentarse mustio y cariacontecido, para decir á su admirador: -Usted dispense, pero tengo que entregarme á las expansiones de familia. Hoy es el santo de mi esposa. ¿Y qué? -replicó el fiel adicto. -Trátenle usted con entera confianza. Aunque esté yo aquí, no debe usted privarse de sus expansiones íntimas. -Es que además tengo que cortarme un callo. -No se moleste usted; yo se lo corto. Precisamente es una de mis especialidades. -Pero- -Será para mí una honra extraordinaria. En fin, el personaje tuvo que soportar la presencia de aquel hombre- mosca, y esperaba que éste volviera la cabeza para poder acariciar á su esposa y celebrar el día de su santo. En fin, yo creo que estos sujetos son una plaga, y que los grandes hombres cuando están flacos no, deben atribuirlo á las injurias del tiempo, ni al exceso de trabajo, ni á las malas condiciones climatológicas del país, sino á la presión perjudicialisima de esos majaderos que les asedian y martirizan, á titulo de admiradores. LUIS TABOADA. N O T A S CÓMICAS, POR CILL. La campaña sanitaria Evidentemente prueba Que en la corte hay poca higiene Y muchiBima miseria; Que hay, muchos focos y, focas; Viviendas que son muriendas; Que moral y material, Aqnl hace falta limpieza, Porque como en Dinamarca Huele á podrido que apesta. Las verbenas y festejos Evidentemente prueban Que en la corte hay alegría Y muchísima riqueza; Que tenemos buen GobiernoQue está salvada la Hacienca; Que tan sólo nos preocupa En que tirar las pesetas Y somos dignos de Cánovas De BoBch y de Castañeda, El andén está repleto Y aun, á cada instante, llegan Barrenderos, empleados Y agentes de la secreta. Como el anuncio más propio Lejanos silbidos suenan, Y á poco el tren aparece y don Antonio se apea. Con los mieos... que nos da Y él errazo que nos suelta.