Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
59 2 BLANCO Y NfiGRO JEROGLIFICO CONCURSO DE CHASCARRILLOS (Véanse los núms, 67 y 68 de Bujsco T NHGEO) O. -Entra un baturro en el número 30 de la calle de Alcalá, y pregunta: -íVive aquí don Antonio Koropelanzas? -No, señor- -contesta el portero. -Pues si, señor; aqui tié que vivir. Lea usted si no- -le dice enseñándole una carta. E l portero leyendo: Alcalá, 14 y 161 ¿Lo ve usted? ¡Este es el 30! ¿Y 14 y 16 no son 30? ¡Vaya! ¡Si me querrá usted enseñar á sumar! flO E n un pueblo inmediato á Madrid, un chico ve pasar á un velocipedista que camina á toda velocidad en su bicicleta. ¡Itfamá, mamá! -grita muy asustado. -Mira un afilador que se ha vuelto loco I 11. -En una reunión se comenta la conducta del banquero Z hombre dé moralidad bastante dudosa. Las censuras y los cargos más severos se emiten á su costa. Sin embargo, no falta quien, tomando la palabra, trate de defenderlo. -Aseguro á ustedes- -dice- -que Z es todo un caballero, de esos que llevan siempre el corazón en la mano. -IY la mano en nuestros bolsillos I- -replica uno de los oventes. 19. -Estaban parados dos individuos en la esquina de Fornos viendo lo que vulgarmente se llama lluvia de estrellas, y como preguntara uno de ellos al otro que qué era aquellc; contestó uno: ¡Hombra, qué ignorantes son ustedes los madrileños! Eso es que em- Barselone están hasiendo fuegos artificiales. 13. -El juez dirigiéndose al demandado, que es ciego. ¿Confiesa usted haber recibido la suma que le reclaman? -Si, señor. -Entonces, ¿por qué se niega usted á satisfacer la letra? -Porque es una letra á la vista, y yo soy ciego completamente. 14. -Llevando un cartelito al cuello, un mendigo exclama lastimosamente: ¡Una limosna para este pobre ciegol- -I Pero hombre- -le dice un individuo al pasar- -si el cartelito que llevas dice que eres sordo- mudo 1- ¡Caramba! Eso es que me lo he puesto al revés. Este letrero no es para este barrio. Y volvió el cartelito, donde se lefa por la otra cara: Ciego de nacimiento. 15. -Dos calaveras que han pasado la noche bebiendo alegremente, se quedan dormidos en un banco de Recoletos. Al despertarse, dice uno de ellos: ¡Qué bestias somos, Antoniol- -Mira, hazme el favor de hablar en singular. -Pues bien, Antonio, ¡qué bestia eres! lO. -Haz el favor de leerme esa carta en flita voz- -decía un baturro á un amigo; -pero antes deja que te tápelos oídos para que no te enteres. V. -Dos amigos se encuentran en la calle. -Acompáñame- -dice el uno. ¿A dónele vas? -A comprar un drama de Echegaray. A los pocos pasos entra el primero en un estanco, y sale de él con media docena de puros de á 10 céntimos. -Toma- -dice, ofreciendo uno á su amigo. La muerte en los lahios! 8. -Le regantaba un profesor de mineralogía á un alumno: ¿Dónde se encuentra el azufre en mucha abundancia? El alumno, que no sabía una palabra de la asignatura, contestó; -En el fondo del mar. -i Cómo! -gritó furioso el profesor. -Sí, señor- -contestó con mucho aplomo el muchacho; -baj e usted tres mil quim entos meti- os, y verá usted cómo lo encuentra. 19. -Disputaban dos amigos acaloradamente: el uno afirmaba que la monarquía no podía traer más que daños, y el otro lo contrario. Se agrió tanto la disputa, que el campeón monárquico dijo: -Pero ¡animal 1 Dame una razón que aplaste, y me convenceré. Irritado el otro, le descargó un tremendo puñetazo en el sombrero, el cual le entró hasta el cuello. ¡Basta! Me has convencido- -contestó el monárquico arreglándose el sombrero. (Se continuará en los números sucesivos. VISITEN USTEDES LA JOYERÍA GUINEA Carrera de San Jerónimo, 28 BZBUOGBAFÍA Con atento besalamano nos remite el excelentísimo Sr. Ministro de la Gobernación un ejeinplar de las Instrucciones sanitarias contra el cólera, redactadas por los doctores D. Eamon Félix Capdevila y D. Carlos María Cortezo, consejeros de Sanidad del reino. Sentimos que las condiciones de nuestra Revista no nos permitan transcribirlas; pero nos parece que el mejor medio de popularizar dichas instrucciones sería el de hacer una tirada numerosísima y repartirla gratuitamente entre las familias. Coliny Bobadilla. -Con este titulo, empleado ya en otro folleto del mismo autor, y de cuya aparición dimos cuenta en nuestro numero 64, acaba de dar á la estampa el notable crítico, erudito literato y distinguido colaborador de esta Revista, D. Luis Vidart, la conferencia dada por dicho señor en el Ateneo de Madrid, el 14 de Diciembre de 1891. Es un trabajo que se leerá con el mismo placer que cuantos brotan de tan galana pluma. -Los pedidos de ejemplares pueden hacerse á los Sres. Sáenz de Jubera Hermanos, Campomanes, 10, y al autor, Fuentes, 9, principal, Madrid. Almanaque de El Motín para 1893. -Consta de 200 páginas, con grabados en colores, y se vende á peseta el ejemplar en todas las librerías. SOLUCIONES oorreipondJente al númtro antarlor. Eápida vuela á la merced del viento Sobre engañoso mar, La barca del marino que á buen puerto Pronto espera arribar. Así mi corazón buscando al tuyo Fué impelido de amor; Dime niña: ¡Llegó á puerto seguro Ó acaso naufragó? J. F B. AL TEIAUGULO: CARACOL A B OMO S B OS A L AMAR COL OS L AL ACRÓSTICO DOBLE: Maria Moreno AL JEROGLÍFICO: El claustro es d refugio de loB religiosos contra las pasiones del mundo. A LA CHARADA: Ramona. ¿4 U tolucioTus correspondientes á este nümer se publieafán en el próximo. Agente general de ccBlanoo j XTegro en la I s l a de Cuba, D. ANTONIO LÓPEZ, Obispo, 37, Habana, 6 quien dabecán dirigrirse todos l o s pedidos para, la venta, de ejemplares, suscpipciomes y anuncios.