Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Ya vienen las elecciones, Ya bullen los candidatos, Ya se celebran mitines En villas, pueblos y barrios, Y cunde la animación Entre los interesados. En Gobernación trasnochan, Y se afanan combinando Quién debe salir triunfante Por votos ó por milagros. Los gobernadores hacen Circulares á diario, Y escriben á los alcaldes Que se hallan bajo su mando: Haga usted que se respete La libertad del sufragio, Y que salga de las umias Elegido don Fulano, Que es algo, sobrino ó yerno, Del Ministro de este ramo, Y hay que sacarle adelante, Porque anda un poco atrasado. En los prospectos que tiran Nos llaman conciudadanos, Y aseguran que saldremos De este lamentable estado, Y al mismo tiempo ¡No te untes! Exclaman para su sayo. Y al acabar la comedia Resulta que nos quedamos Como el gallo de Morón, Sin pluma y cacareando En la feria de Murcia va á haber una novedad. Los maestros de escuela de la provincia van á poner una tienda de peíHr limosna. ¡Y poco contento que se ha puesto al saberlo el Ministro de Hacienda! Porque ¡claro! les exigirá el pago de contribución industrial. Y asi vendremos á parar en que los maestros de escuela mantendrán al país, en vez de que el país les mantenga á ellos. ¿Ven ustedes como todo tiene arreglo en el mundo? Según cuenta un crítico Con salero y eíiic, El señor de Cánovas Tiene dos titis, Además del perro Podenco 6 mastín. Trata á los dos monos Tan bien como á si, Con lujo en comidas Y lujo en vestir, Y con él viajan En ferrocarril. ¡Jesús! ¿A dos micos Quererlos así? ¡Y es que ensaya en ellos El bien del país! Remedio contra el cólera: ¡y está probado! ¿Ocurre un caso? ¡Bueno! ¡No se hace caso! De esa manera, No habiendo quien los haga, ¡No hay quien los tema! Según noticias culinarias que han llegado de París, allí comen carne de burro y dicen que les gusta mucho. Pues aquí los burros comen carne de hombre y... ¡también les gusta mucho! Es preferible, sin embargo, ser burro en España á ser persona en Francia. Pero, hombre, ¡qué antiguallas! Un sabio inglés ha descubierto que comiendo avena se evita la calvicie. ¡Toma! ¡Eso y a es viejo! Entre los que comen avena no se ha visto aquí ningún calvo; pero hay que tener la precaución de mezclar la avena con paja, y comerlo al natural. ¡Nada de aderezo! Procuren ustedes que corra la noticia, á ver si sube el precio de la avena y baja el del trigo. Con eso dé las. fiestas Del Centenario Andan los concejales Atolondrados. Dicen: ¿Qué haremos? ¿En qué gastamos ese Millón y medio? Y todos se preguntan En las sesiones, Y exprimiéndose el seso Todos proponen Cosas de ruido, De las que participen Pobres y ricos. ¡Carreras de caballos! ¡Mejor de burros! ¡Hacerle un traje nuevo Al dios Neptuno! ¡Dar serenatas! ¡Fuegos artificiales! ¡Toros y cañas! A fuerza de empujones Consiguen luego Redactar un programa De los festejos; Viene la prensa, Y el programa me pone De vuelta y media. Nueva sesión celebran, Nuevos discursos. ¡Ese programa es malo! ¡Pues queda nulo! Se hace otro nuevo, Y es tan malo el segundo Como el primero. Y asi pasan la vida Esos señores, Tejiendo y destejiendo Como Penélope. ¡Dios los bendiga! ¿Qué sería sin ellos La Heroica Villa? ANDBÉS CORZlJBIíO,