Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADBID MOIÜMEIITAL LO QUE DICEN LAS ESTATUAS COLÓN MONÓLOGO ESCENA PEIMEEA L A ESTATUA D E COLÓU. ¡Ay de ff? de la discordia representando la que hubo allá á fines del siglo x v Los que censuran que tenga la mano izquierda extendida tienen razón. -Buen amigo, hacia dónde cae la Casa de la Moneda? Y parece que yo contesto; ¡Velayl ESCENA I I I Esta bandera ó pendón ó lo que sea. es lo que más me molesta. Nadie diría sino que el escultor vino, me dejó esto diciendo: Haga usted el favor de tenerme esto un rato y que aun le estoy esperando. Tengo ganas de soltar la bandera. El otro día se detuvieron al pie de mi pedestal un padre y un niño. ¿Quién es éste, papá? ¡Colón! ¡Y por qué tiene bandera? -Porque fué abanderado de la Milicia. -Entonces, ¿era liberal? -SI: del grupo de Eomero Eobledo, es decir, de estuco ESCENA IV Lo que más á mal llevo es el pedestal en que me han puesto. Ustedes no podrán comprender cómo he subido aquí; yo no veo, y esto es lo que más me importa, cómo voy á bajar. A primera vista parece una ganga esto de estar tanto tiempo en candelero causando envidia á los muchos que se empingorotan y luego caen, pero lo cierto es que esta situación se hace insoportable. Aquí ya he visto todo lo que hay que ver. Muchas señoras bien vestidas y no mal pintadas, las tardes que hace buen tiempo. Mucho tonto á pie y en carretela los días de primavera ú otoño que hay carreras de caballos. Muchos ambiciosos metidos en desvencijados coches de punto los días que hay romería á la Huerta para adorar á su divina majestad conservadora. Algunas parejas de enamorados las mañanas de primavera, muy cogiditos del brazo y hablando en voz baja como si no quisieran que yo les 03 era. Algún loco de cuando en cuando mil Cuánto me aburro I I Si los que pasan por ahi abajo y levantan la cabeza y me miran embobados, supieran lo monótona y triste que es esta vida de estatua que llevo hace años! Despreciado por los elementos, el sol me abrasa, la lluvia me azota, la nieve me cubre sin respeto, el viento me envía polvo ¡Y sin poder cerrar los ojosl Además soy un ser no comprendido. Los ignorantes me adulan y hablan de mi conección y de mis líneas y de mis formas. Los estúpidos se detienen, me miran, dicen: v. ¡Quémanifieoí- i) ¡pasan y ya no se vuelven á acordar de mil (Pausa. ESCENA II No me parece que tengo que agradecer mucho al artífice que me labró. En lo único que anduvo acertado fué en ponerme con la cara mirando al cielo. Algunos creen que digo: ¡ITombrel ¿Qué tiempo hará mañana? No, no hay tal, lo que digo es, Apurar, cielos, pretendo. Ya que me tratáis asi I a ívr Wx I T I De cuánta mofa, de cuánta chacota he sido objeto! unos dicen que lo que tengo al lado es un ovillo de hilo; otros, que es un queso de bola; otros, que es la sandía