Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¡SIN CORAZÓN! o bien lanzaron al aire las campanas del templo el toque del alba, cuando Angela, abandonando el lecho, se sentó delante de su elegante pupitre, sobre el cual había una carta encabezada de este modo: Elena queridísima La había empezado á escribir el día anterior; pero una visita importuna le impidió continuarla. ¡Tenia que contar á su Elena, á su amiga del alma, co- sas muy interesantes, secretos d e l r s diez y ocho abriles, que no deben confiarse á nadie porque los conoce todo el mundo. Angela se dispuso á continuar la interrumpida epístola, no sin abrir antes el balcón de su gabinete. La fresca brisa, portadora de perfumes y de ilusiones, estampó un prolongado beso en el purísimo rostro de la niña, que la recibió sonriéndose, como cuando le besaba su cariñosa madre. Ángela aprisionó dulcemente entre sus dedos un elegante portaplumas de nácar, y escribió lo siguiente: Perdóname que empiece esta carta señalándote una disconformidad en nuestras ¡deas; qs la primera tal vez; pero tus desengaños con el único hombre que amaste y que te aconsejaron el consagrarte, á ipios, te volvieron pesimista, y tu repetida frase ¡los hombres no tienen corazájil dista mucho de ser una verdad absoi t Sí, Elena; hay hombres que tien Bcora ijj y- Ricardo es de ese número. El amor que me piofesa es tan grande, tan sincero, que hoy mismo va á pedir lai? 9? ino. ¿Qué mayor prueba quieres de su cariño? El que tú me profesas es también muy sincero, y aunque eres sgí! icíada, lo serás menos desde hoy sabiendo que yo soy feliz. ¡Casarme con Ricardo! Mira; en este instante, qvLSt SQJI las cinco de la mañana, todo duerme á mi alrededor; estoy sola, completamente sola en mi gabinete, que como sabes da á un inmenso jardin: no se escucha ni el más leve ruido, y sin embargo, se me figura oír el cucliicheo de todas mis amigas deshaciéndose en alabanzas hacia Ricardo y lamentándose de no ser ninguna de ellas la que pueda llamarle suyo para siempre. Dos golondrinas revolotean delante