Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E L GRILLO I- ¡Ay! ¡Pero por Dios! ¡Para qaé ha hecho usted eso! Yo agradezco en el alma su galantería, pero siento que por mi- ¡Quiere usted Callar, Lolita! La cosa no merece la pena- ¡Vaja si lo merece! ¡Mira, mamá, mira qué grillo me ha traído Eduardo! ¡Qué ocurrencias tiene usted! -Oí decir á Lola que la placían mucho, y precisamente al venir hacia aquí me crucé con un muchacho que los vendía lío parecía sino que el muy granuja había adivinado mi deseo- -Pues ¿sabe usted lo que le digo, Eduardo? Que le agradezco de veras su atención Xo sabe usted lo que me deleita oir el guirri, guirri, guirri en el silencio de la noche Dios no se olvida de nadie, y á los pobres que no podemos irnos á veranear á las playas nos ha concedido estos balcones misteriosos con grillos, pájaros y tiestos- ¡Que son preferibles á cualquier puerto cuando se tienen al ladito unos ojos queridos que se lo comen á uno á miradas! ¡Chis! ISTo alces tanto la voz Te olvidas de mamá- -Pero este animal no se halla bien así Lola ¿Aliñaste toda la lechuga para la ensalada? -No, mamá- -Entonces voy por una hoja II- ¿Me has escrito? -Sí. ¿y tú? L