Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO 549 -Con una persona querida, en cualquier parte El corazón no necesita más para ser feliz Una casita en la soledad ¿No te parece lo mismo, Consuelo? -A mí sí Mas te diré Prefiero Pasajes, Rentería, los alrededores, á la bulla del boulevard, y del Jai- Alai, y de los toros- -Pues, hijas, yo confieso mi pecado Me entusiasman todos esos tumultos veraniegos de San Sebastián- -Hemos llegado al embarcadero, -Nada, no me cabe duda Me ama... Leo en su frente como en un libro abierto Además, la venden sus ojos Hoy que ese tipo de don Gustavo se ha ido á Bayona, dejándonos en paz, me declaro No pasa de hoy... ¡Qué hermoso y qué plácido es este valle de Loyola! ¿No es verdad, Paco? 0 h, mucho, Pura! Vea V. ese remanso con las carretas hundidas en el rio Vea V. qué muros de vegetación, qué laderas empedradas de árboles Vea V. el puente; el agua parece, por su qiiietud, la de un estanque Vea V. qué caseríos tan callados, qué huertos tan silenciosos... Dan ganas de quedarse aquí para siempre aspirando con los cinco sentidos esta suprema paz... 0 h sí! mi eterna nostalgia! Es un sitio hecho paro soñar lejos del bullicio del mundo, para construir un nido ¿No le dice á V. el corazón cuando tropieza con uno de estos paraísos: aquí alzaría yo mi casita? ¡Dios mío! Ella misma me pone encamino ¡Ah, Pura! Pensamos y sentimos de modo idéntico Yo alzaría mi casita en este rincón, pero crea V. que no encontraría entre sus muros la dicha como V. no la habitara- ¿Qué dice V. -Finge que se sorprende... Loque V. oye Sépalo V. Pura Yo la amo Es un secreto que me pesaba sobre el espíritu, que se me escapaba... Desde que la conocí la adoro en silencio Usted personifica mi felicidad. Apiádase de mí, no me rechace, no mate mi ilusión más dulce y S S v- -Pero... Es V. muy impetuoso Yo no sa- -p l i t T T 2 bia ¡Silencio! Mamá y las amiguitas se A fcj A r acercan. Á f ¡Ah! Me deja V. desesperado, hundido en sH L S J S I la duda iJÍHw S SÍ ri i J ¡Cómo! Tú, el satélite del astro, el invisible, aquí, ante una mesa del Café de la Marina! ¿No sabéis lo q ie me pasa? B j M t jl B Sk U t i 1 S M m -Pues que Pura me ha largado un par de ca- U X V U S M la bazas como dos soles, y aun ¡si fuera eso sólo! l yJ! SfáM i ¿t pero sé que en cambio ha entrado en relaciones! I U n j u f f l j con don Gustavo, con ese viejo asqueroso y teñido, I JC J rir lleno de espolones, que se las echa de pollo y I m- TM- tiene lo menos sesenta años bajo sus menjurjes... Vlnk. lv ¡Fíese V. de las suaves, de las románticas, de las M i- 1 1 tSoñando. siempre con una casita en el campo, y i i y i i B- SV? v afiKB T dónde sale! ¿P -La pasión te ciega, querido Esa muchacha i de lógica Ella soñaba con una casita: tú no hu 1 1 dido darla nunca ni la de un guardaaguja, y s i i i f el opulento don Gustavo, que la construirá cuan ti- m tj jt toieri! I ALFONSO PÉREZ NIEVA.