Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
De Madrid alejado Hace ya dos semanas, Vivo casi eu el limbo Sin saber lo que ahí pasa. Me he entregado al descanso Mientras otros trabajan, Y ni compro periódicos Ki los leo, ni ganas. ¡Qué vida tan hermosa Esta vida de playa! Un pantalón de hilo, Sencilla americana. Un sombrero muy fresco Con las alas muy anchas, Y zapatos de tela, E s mi traje de gala. Me levanto temprano, E n cuanto fipunta el alba, Y en vez del lavoteo En estrecha jofaina, Voy al mar, me desnudo, Echo á correr, y ¡al agua! Salgo con apetito Que antes no disfrutaba, Y en busca del almuerzo Me retiro á mi casa, Que está del mar muy cerca. Como un tiro de bala. ¡Dichoso aquel que tiene Salud y buena gana Y come lo que puede, Aunque sean patatas. Lo mismo que si fuera Perdiz escabechada! Acabado el almuerzo Hay su poco de charla Con esta gente alegre Que no se da importancia, Mientras fumo un cigarro Y me tomo una taza De riquísimo Moka Sin sustancias extrañas, ¡Cuan breve y apacible Transcurre la mañana! Duermo después la siesta, Y por la tarde ¡al agfua! La cena, recién hecha, Me llevan á la playa, Donde el céfiro blando, Mientras como, me halaga. Las olas que se forman A remota distancia, Hasta donde me encuentro Perezosas sé arrastran, Y parece que dicen 1 Así, como ellas hablan: ¿Por qué se irá la gente De veraneo á Francia Teniendo tantos sitios De recreo en España? Dan las diez de la noche Y me meto en la cama, Y duermo á pierna suelta Hasta que vuelve el alba. Esta es mi vida ahora, Vida tranquila y plácida, En tanto que en ese horno Ustedes se achicharran, Y se enteran al día De lo que piensa Cánovas. Valencia. ¡Mire usted qué demonio! Por las oficinas de Hacienda de Chiclana se. nos han escapado 50.000 pesetas. ¡Vamos! ¡Que ha habido un desfalco de 10.000 duros! Ahora vengamos á razones. ¿No hubiera valido más que esos 10.000 duros se hubieran invertido en adornar la carabela Santa María? ¡Si hay quien opine lo contrario, que levante el dedo! Que es foco de luz brillante Dice del señor Pidal, Queriendo echarle un piropo, Un diario ministerial. De eso á llamarle aroí Poca diferencia va. H a y periódicos que aplastan. Si se ponen á elogiar. Pues no hay sino hacer un pan de libras, y ya tiene usted explicado el gro de los panes y los peces. En honor de un Ministro que anda por esos mundos predicando las glorias conservadoras, se ha dado una función de gala en ún teatro. ¿Y qué obra dirán ustedes que han puesto en escena? Pues La Tempestad. Supongo que le habrán dicho loe niprer sarios. -Ponemos esta obra para que V. E. se vaya acostumbrando á los truenos, porque los conservadores también tienen esta zarzuela vicina. Algunos periódicos y los corresponsales de otros, piden al Gobierno, poco menos que de rodillas, que se tolere el juego en el casino de San Sebastián. Dicen que en San Sebastián no se puede vivir sin el juego. ¡Qué cosa tan rara! ¡La ruleta ascendida á articulo de primera necesidad! E n Ostende han pescado un pez, con el cual basta para dar de comer un día á 300 personas. ¡Anda! ¡Qué populares somos por esos inundes! Un ricachón inglés ha construido tin hermoso yacht de recreo y le ha bautizado con el nombre de una suerte del toreo. El vaporcito se titula The volapié. ¡Ayl Agradezco la deferencia en la parte que me toca. Y pido para ese aficionado un par de banderillas. ANDBÍS O O B Z U K L O