Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Muy: ilarg 6i. y mal predicó Cierto religioso un día, Y a u n a mujer quele ola Mal de coraíén le dio. Al ruido, e padre, parado, Preguntó: ¿Qué pudo ser? r uno dijo: -Á esta mujer Mal dé corazón le ha dado. ¿Pues deque (con impacípnciaj Dijo el padre) aquí le dio? -y el bellacóu contestó: -De oir á su reverencia. ¿Cómo el muy de i7 ergoDzado (Dijo el padre enfurfcido) Fabe que es de haberme oído Aquese mal que le ha dado? -A lo cual el hombre así, Le respondió en un momento: -Yo lo sé, porque ya siento Que me quiere dar á mí. Mira, la Fortuna es una Dama de gallardo cuerpo, Llena de joyas y galas, Que causa á todos respeto. Esta anda entre los concursos Mayoies del universo; Y los di- scretos que ven Venir COQ garbj y despejo u n a mujer tan bizarra, Como corteses y atentos A los lidos se retiran Porque ella pase por medio, Hacieado cómo entendidos; Y como los majaderos No hacdn caí) ni se apartan Y se e- itáu quedoB que que ios. La Ifortuna. que va andando, Ks f aerza lopaf con ellos. étye i De sensible haciendo alarde, Te vi, llorar una tarde Por no sé qué tontería, Y exclamé: ¡Quién lo dir. al jQué. muchacha tan cobardel Después, sufriendo el relente Te vi una noche, imprudente, Á un hombre hablar placentera, Y exclamé: ¡Quién lodijeral ¡Quémuohaoha tan valiente! A UN FRAILE VIEJO 1; MENTIROSO Y FALTO DE DIENTES Vuestra dentadura poca Dice vuestra mucha edad; Y es l: v primera verdad Que se ha visto en vuestra boca. EL D E S C A N S O DHL MÜUiibO. -üscaitura de U. Aniceto Marinas. ny gyzi- Dí- t- J UN RECUERDO DE ORTEGO DE CÓMO POR EL S O M B R E R O SE CONOCE AL Q U E LO LLEVA Biez años sin empleo. Un hombre que no tiene la fiímíiia completa -tjnscfíor de cierta posición social. Sombreros que autorizan á cualquiera á ir en coche con los reyes. Vaporsüeía. Pérdida de voluntad propia por cierto número de años. Un sombrero que hace correr á muchos. Un señor tnontado 4 la antigua. El último sombrero.