Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL CASTILLO Allá en la cima, que las nubes toca, Del monte, coronado por la bruma, Sobre oimientos de tajada roca, Que salpica el torrente con su espuma. E l señorial castillo A la vista asombrada se presenta, Contrastando la piedra cenicienta Con el rojo reflejo del ladrillo. Quizá empezó su fábrica el romano. Que TÍO á sus pies rendido el orbe todo, Levantó el fuerte muro el visigodo Y la almenada torre el mahometano. 1 Por él pasaron tan diversas géntesl, Fué defensa y abrigo Be razas y naciones diferentes: De una sola opresión mudo testigo. En honda quebradura de la sierra Se esconde un valle, que se fué formando Lentamente, robando ¡Arena al río, á la montaña tierra. En soledad tranquila, A la sombra de abetos y castaños. Pacen en la vertiente los rebaños Al resonar alegre de la esquila: De espigas mil cubiertas. Con el sol resplandecen las llanuras; Fingen selvas obscuras Los árboles frondosos de las huertas, Que embalsaman el viento con su aroma Y allí la triste aldea se ha escondido Cual indefensa y tímida paloma f w Que del neblí sangriento oculta el nido. Allá; en la altura, sin cesar se advierte Son de cadenas y clamor de muerte, Y el estandarte ondea Del ceñudo señor de horca y cuchillo: Abajo, el tronco en elhogarhumea ¡Arriba está el castillo, Abajo está la aldeal. Con igual pesadumbre- i Que el granítico monte oprime el llano, A la mísera grey el castelíauo Oprime con la dura servidumbre. Para el señor, el grano. Los inquietos rebaños qué pacían En la verde ladera. Los frutos que los árboles tenían; Señor de haciendas y de vidas era Y de imponer á joven desposada E l vergonzoso honor de la pernada. Mas ya entre esas infamias seculares La santa libertad brota y germina Como entre amargas olas de los mares La fuente de agua dulce y cristalina: Su espada vengadora centellea, Libre es el siervo, al fin, ciudad la aldea ¡Y lo que fué castillo es yáru ínaI Sólo quedan, cortando al horizonte, E n la cima del monte, Koto adarve, revuelto pasadizo Que la piedra obstruyó; mochas almenas,