Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANGO ¿Qué quieren hacer de mí? ¿Por qué este suplicio horrendo? jAh! Para tratarme asi, Apurar, cielos, pretendo, ¿Qué delito cometí? Cuando el Banco levantó Su gran palacio, y sentóEnfrente de mí sus reales, No sé por qué previ yo, Para mí, días fatales. El dinero es insolente, Poderoso y dominante, Y, en su orgullo, no consiente Que nadie se ponga enfrente- Ni que nadie esté delante, i Sólo la fuerza le aterra. Cobarde como cruel, POr eso teme y no cierra Resueltamente con el Ministerio de la Guerra. Conmigo ¡ya es otra cosa! Soy hembra y él se hace el fiero Que soy diosa... jVanidosal ¿Quién presume aquí de diosa Si no hay más dios que el dinero? Clamo en vano... Ya lo sél Harán su gusto ¡Y tres más! Y NEGRO Me arrancarán ¡Ya se ve! I r é á algún rincón ¡Quizás! Me harán pedazos... ¿Y qué? Un escritor afamado, El chistoso Fray Gerundio (1) En más, de un caso ha contado Algo que no es un infundio Pues mil veces se ha probado. Según dicho popular. Tiene el agua de mi fuente La virtud particular De atontar completamente Al que la llega á probar. 501 Quizás yo, que así me quejo De un acuerdo que, mé humilla, Con esto indicada dejo La defensa del Concejo De la plaza dé; la Villa. Quizás de su insensatez Y de otras de igual jaez, En mi agua propia esté quid ¿La habrán bebido tal vez Los ediles de Madrid? Tomado tactuigráficamente por FELIPE PÉREZ Y GONZÁLEZ. (1) Capilladas números 178 y 289,