Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
462 y on medio del barullo, lío cesa el jubileo De lágrimas y abrazos, De encargos y de besos. ¡Queno. me olvides nunca! ¡Que engordes en el puerto! ¡Que escribas en llegando! ¡Que no te duela aquello! Por fin el tren arranca, Y on tanto el humo denso De la locomotora Da tos á los viajeros, Caminan cabizliajos La candida Loreto Y el joven d stinguido Que al lado tomó puesto. Mas pronto el uno al otro Sé miran sonriendo, Y empieza allí nn idilio Encantador, poético. BLANCO Y NEGRO III El tren se planta en Venta De Baños en un verbo (Un verbo relativo De dic 2 horas lo menos) El distinguido joven Que al lado de I oreto, Por pura coincidencia, Tomó en Madrid asiento, Ya en ella no se fija, Ya no la muestra afecto Clavándola en los ojos Sus ojos de carnero. En vez de hablar de anioies A aquel cacho de ciclo, Va el hombre entretenido Leyendo el BLANCO Y XEGRO. Delante de una chica De tan hermoso cuerpo, Si comenzado apenas Del tren el movimiento, Ya les unía íí entrambos Improvisado afecto? ¿Por qué ya no la mira Extático y atento? ¿Por qué ya no la dice Ternezas y requiebros? ¿Por qué en Ventado Baños No hay ya de amor ni restos? Porque con honda pena. Por parte de líoberto, Habiase apeado La jüvi- n en Pozuelo, Que es la estación primera Que se lialia en t i trayecto. JUAN PÉREZ ZÚÑIGA. ¿Por qué el galán no sigue Absorto y medio lelo NOTAS CÓMICAS. -POLITIQUERÍAS POLÍTICA INTEETOE. POLÍTICA EXTEBIOE. IMPOLÍTICA. ilL: l- -í ¿a -51 ás de cuarenta motines En esta semana ha habido; Pero bay uno, mayormente. Que nos importa muchísimo. ¿En dónde ha sido? -En Taiernas; Verás, como el otro dijo Con razón, que todo acaba Ka que nos suban el vino- -También en el extranjero Hay motines y asonadas Lo mismo que en esta tierra De lioscli y el perro de Cánovas. Ahora lo hay en jUtraJiáii, Que es una tela barata. Y qué hacen los sediciosos? ¿Qué han de hacer? Astrakanadan. -Nos quieren echar del Prado Y es preciso armar la gorda, Que 050 es una grosería. -No te alteres, Alifonsa, Porque también de su sitio Van á echar, como á nosotras, A la señora Cibeles, Y ya ves que es una diosa.