Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GOLONDRINAS Y GOLONDRINOS Se está realizando el programa que oportunamente nos anunciaron los alados prospectos de la temporada de verano. Las poéticas golondrinas, los celosos golondrinos, sus tiernas crías, y demás parientes por ambas líneas ó por ambas alas Cuando los campos se cubren de manclias y sonríe el sol, y viceversa y manojos de espigas y puñados de perlas, y arroyos parlantes y ruiseñores de ópera primitiva y otras aves canónigas embellecen la naturaleza Esa estación de vida y alegría anuncian las familias golondrinas Esos días y esas noches de ruidos misteriosos, como el romántico lamento de la rana virgen y el rasgueado del grillo en la propia guitarra de su cuerpo Cuando zumba la industrial abeja y preludia la cbicharra su eterna romanza de amor desgraciado y maestro ídem. El verano, en íin, descrito por los poetas económicos y frioleros como los gatos. ¡Ali! La suave brisa la ondina suave la luz suave del alba el cigarrillo de tabaco suave En el circo de Parish y en el de Colón funcionan en mallas las tiernas golondrinas y los golondrinos. Algunas y algunos á la alta escuela. Es, indudablemente, nno de los espectáculos primitivos el de la gimnasia y equitación. Der segundo no cabe duda. Desde que coexisten el hombre y el caballo, aquél ha montado en éste, con más ó menos justicia en algunos casos. No hay noticia ni documento que atestigüen lo contrario. El ejercicio de la gimnasia también es antiquísimo. ¿Cómo subíanlos operarios para construir la torre de Babel? Por medio de cuerdas. Entre las golondrinas y sus machos, algunos son consecuentes; vienen todos los años para anunciarnos el buen tiempo. Otros no vienen, pero se reproducen. Particularmente en los golondrinos clowns se observa la ley de la herencia mejor que en. otros artistas. Gusta un clown llamado Tom wo, supongamos, como pudieran llamarse Sultán ó Ah ó con cualquier otro moté de perro. Al año siguiente, otro clown explota lapopulaíi- dad de su antecesor, y se nombra 2 onmo. Y se suceden tres generaciones de Toninos. Pero los golondrinos y golondrinas característicos son los que vienen sueltos. ¿De dónde salen? ¿Dónde han pasado los fríos del invierno? Una vende un específico para curar el dolor de muelas, siquiera sea accidentalmente y sin segunda intención. Es una señora completa, que viste con lujo, como si fuera á visitas de etiqueta. Va en coche y se detiene en las plazas públicas para dirigir la palabra científico- familiar á los transeúntes. -Que van ustedes por la- calle- -dice y tropiezan con un amigo que les detiene. ¿A dónde vas? -pregunta, por ejemplo. -Pues voy- -contestan ustedes- -con un dolor do muelas que me parte- -es un suponer. -i Hombre! -exclama su amigo, ¿por qué no nsas el especifico que vende esa señorita buena moza? etc- -E s infalible, señores- -continúa la oradora; -una sola gota de este precioso líquido basta para concluir con los dolores y con todo.