Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
452 BLANCO Y NEGRO el que median respetables intereses Mira Nos roba una gran felicidad: la de viajar juntos ¿Tú has soñado nada más poético que dos enamorados en un mismo departamento gozar de todos los encantos del paisaje reflejado en los ojos que se adoran? ¡Dios mío! ¡Qué pena que no vengas! ¡Imposible! Apártate un poquito; tu hermana quiere asomarse- -No, no No se moleste ¡Vaya, gracias! -Me parece que el departamento queda todo por usted, D. Lucia- -Probablemente, Luis La gente carga en el expreso Calcúlese, nosotras que somos cuatro; con pocos veraneantes que se motan en el coche, se llena... Total, que en el correo tardaremos cinco ó seis horas más, pero iremos solas... -Faltan unos minutos Ya cierra el revisor las portezuelas No me aguardo hasta el último momento Me encuentro sin valor para veros marchar, y temo no poderme contener... ¿A que no te atreves- -No, no El martes pronto llega Yaya, adiós, adiós; escríbeme en seguida Conque buen viaje, señoras- Muchas gracias, Luis ¿De modo que la semana próxima- -Seré con ustedes indefectiblemente Adiós- -Adiós III- -Pues señor, en cuanto me ha dado tiempo de dejar el muelle aparentando que me largo, y volver á penetrar por el jardín, subiéndome á mi coche por el lado opuesto al andén En fin, hemos salido airosos de la primera parte ¡Si supiera Aurorita que su adorado tormento va tan cerca de ella, que con sólo asomarse á la ventanilla podría distinguirme! ¡De seguro que me creerá ahora camino del Eetiro! ¡Qué incómodo es este asiento! Materialmente arde la gutapercha ¡Es preciso á toda costa casarse con Aurorita y atrapar esos miles de duros que la dejó su difunto padre, el general, para viajar en primera, y si se tercia, en berlina cama Mirada despacio, no es una unión tan desigual Aurora es rica, pero yo soy abogado, aunque la carrera no me produzca un real En fin Allá veremos si saco plaza en esas oposiciones de lo Contencioso Es necesario proceder con prudencia... De día, quietecito en el coche Si me bajo, soy hombre perdido; con seguridad me descubre, y ¿cómo justifico entonces el no meterme en su mismo depar tamento? Lo que haré será, cuando cene esta noche, comprar fiambres para comer mañana Perfectamente El Escorial cinco minutos de parada Encendamos un cigarro y estiremos las piernas... lY- ¡María Santísima, si me descuido un momento me ven! Hemos pasado hombro con hombro. Pero... ¿dónde diantres van con las mantas y los sacosá cuestas? ¡Será que se mudan de departamento! Mas ¿no iban tan cómodas solas? ¡Eh! ¡Doña Lucía se dirige corriendo á la estación, y las niñas la esperan! ¿Qué es esto? No lo entiendo ¡Oh! Doña Lucía vuelve Tornan al tren ¿Qué? Por fuerza no distingo bien, me engáñenlos ojos ¡Imposible! Yoneeesito tener la evidencia, acercarme, á riesgo de que me descubran ¡Ah! No es una ilusión ¡Qué horrible desengaño! ¡Yo que ocultaba mi humilde segunda, y resulta que la rica generala nos da la castaña saliendo de Madrid en primera clase, y va á hacer el viaje en tercera! ALFONSO P É E E Z NIEVA.