Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN POCO DE TODO La vida es imposible Gon los conservadores; Pero ¿cuándo se marchan Estos buenos señores? dos españoles tengan también formado su Centro de la Guasa! Lo más notable que ha ocurrido en la entrevista celebrada en Póstdam entre el emperador Guillermo y el rey Humberto, ha sido que el primero ha regalado al segundo un gallo. Aquí celebramos las solemnidades con arroz y gallo muerto. Allí ha faltado el arroz. T dice el cronista de este trascendental suceso, que el i- ey Humberto estrechó emocionado la mano del Emperador. Supongo que lé diría: -Estegallo no se borrará jamás de mi corazón. Yo creía que eso de dar gallos era sólo cosa decantantes d ópera. Apenas sin conflicto Transcurre una semana: Hay por la tarde huelga, Motin por la mañana; Primero se alborotan Nuestros telegrafistas; Después; las verduleras; Más tarde, los bolsistas; Los empréstitos crecen, Aumentan los impuestos, De mogollón aprueban Leyes y presupuestos. De este modo no hay vida, Ni hay orden, ni sosiego, Ni la súplica basta, Ni s suficiente el ruego, Ni cambia la conducta De estos buenos señores. f; Conque no hay quien nos libre De los conservadores? Mire usted; algo hemos sacado en limpio con el motín del otro día. El saber que el Sr. Cánovas tiene un perro para soltarle á los amotinados que vayan á su casa. Poco á poco va á desfilar ante las Cortes to a la servidumbre de D. Antonio. Ya conocemos á Bamón, al perro Estoy deseando que salgan en la discut sión la cocinera, el loro ¡Porque D. Antonio tendrá un loroí ¡Conservador, por supuesto! Por último han suprimido La franquicia de correos, Pero á cada diputado Dan al mes doscientos sellos. Algunos han rechazado Ese mcorro modesto; Pero hay otros que lo toman Dicieado: Del lobo un pelo Y en esta ocasión el lobo Viene á ser el presupuesto. íj 5. ¡Qué rarezas tienen los vecinos de la plaza de Bilbao! ¿Pues no han solicitado que en el centro de la plaza les pongan un retrete de esps que están de moda? Sí, señor, ¡que les pongan ese kiosco! Yo no sabía que eran tantas las neceaidadeg de esos vecinos. ¡Ni que eso les servía de reoreo! Pues si ahora dan los cargos A mucha gente Por no saber ni jota Precisamente. El señor An azo! a, Sin duda, espera Alcanzar nombradla De esa manera. Lo que es yo. por mi parte, No le conüundo: ¡No hay más que un Arrazola En todo el mundo! ¡Hola! ¿Conque hay empleados que no asisten á la oficina, y para que no sé molesten ni en cobrar les llevan la paguita á casa? Pero esa vida debe ser muy aburrida. Vamos ¡Ya lo comprendo! De cuando en cuando les darán un ascenso para que se distraigan. -Diga usted ¿por qué han puesto ese biombo tapando la estatua de la Cibeles? ¡Hombre! porque la van á trasladar de sitio, y para que pese menos la van á quitar la ropa, y ya ve usted, al fin y al cabo se trata de una señora. Al señor Arrazola, Que es diputado. Le daban un empleo: Que ha renunciado, Diciendo que; no tiene Para el destino Aptitudes bastantes; (Qué desatino! Para guasones, Cádiz. Tienen allí un Centro de la Giiaia, y cada año dan un pi- ernio al socio que resulta más guasón. Ahora el premio le ha ganado el tesorero de la Sociedad, que, ha huido ¡no me puedo tener de risa! que ha huido con los fondos. ¡Tíástima que esa gracia no sea original! Ó ¡lástima que los tesoreros y haíalita- ¿Conque han falsificado el censo electoral de Madrid? ¡Mire usted qué cosas! Hasta ahora bastaba con falsificar las elecciones. ¡Por lo visto, eso era todavía poco! AsDBÍs COEZÜELO,