Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i- rs r- k í NOTAS INSTANTÁNEAS MADRID- EL CUARTEL DE SAN GIL Con el fusil afianzado, la mochila á la espalda, y mordiéndose maqninalmente la carrillera del ros, que le cae hasta la barbilla, va y viene en su interminable paseo el centinela de linea que guarda la entrada del cuartel Su mirada, vaga y perdida, sigue los tranvías que pasan y los coches que suben ó bajan á la estación, sin verlos Quizás en esas dos ete: aas horas en que la ordenanza no le consiente hablar con nadie ni le permite fumar, la imaginación, ávida siempre de tender las alas, se le escapa al pueblo en busca de los padres, de la novia y de la yunta La tarde es la hora de los recuerdos, el instante en que pesa más que nunca la ausencia El sitio ofrece esa animación de todos los edificios donde se alojan tropas Eecostados en la garita de madera y aposentados en un banco, el uno en traje de servicio y el otro con gorro, alpargatas y capote, charlan dos cabos con un asistente vestido de paisano; detrás de ellos filosofa un sargento con las manos en los. bolsillos, y se descubren algunos números de la guardia... El ancho portón muestra allá adentro un gran patio, en el que se vislumbra ajetreo de gentes A la izquierda de la fachada, al amparo de un muro que corona el ramaje, y bajo los copudos árboles, se alza el cenador de la oficialidad Es un momento de calma Parte de la fuerza se halla fuera, por las calles Las faenas del día están hechas Por las ventanas se escapan rumores de sonidos Son algunos músicos que ensayan e n s u bombardino ó en su trombón- -Todos los soldados son jóvenes, en los veinte años, recién ingresados en las filas, en las quo permanecerán poco tiempo Ninguno sabe la historia terrible de esa puerta por la cual entran tantas veces al año al son de la música Ella misma se ha revocado y pulido, como si se tuviera miedo á sí propia Las hojas de madera, sus jambas, su dintel, están acribillados de balazos, y el cepillo, el buril y la brocha han bori ado salpicaduras de sangre Es una puerta veterana que tiene su hoja de servicios, que se ha batido, que ha resultado herida varias veces En nuestros pronunciamientos militares ha tomado siempre una parte muy activa... Sus dos fechas terribles son el 22 de Junio del 66 y el 19 de Septiembre del 86 más la primera que la segunda Garellano se halla todavía fresco en la mente de todos La triste remenbranza del 5.0 de Artillería á pie se ha ido borrando da la memoria ¡Pobre, heroica y desdichada puerta del cuartel de. San Gil! u n a hilera de saldados en traje de faeui, sin armas, grises, con la corneta en la mano, se forma dentro del portalón, f ente al sargsnto Son las bandas de los b. itallones, que se quedan en su lugar descanso... De pronto se ponen firmes, Sí llevan el iustruoiaato á la baja y estalla un aire alegre, ruidoso, marcial, agudo, que sale á oleadas á la plaza, llenándola dé vibrantes notas, y que o r r e al encuentro de los pantalones rojos que acuden al cuartel, á decirles gozosamente: el rancho aguarda Son las seis de la tarde... Es el toque de lista, ALFONSO PEEÜZ NIE. yA. Soiogiafia instantánea de O. Luciano Estremfray.