Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ím co El aliento ni el valor No dependen de mudanza, Donde fortuna no alcanza Como región superior. Luz qiie en propia lumbre crece, lío eclipsa envidiosa nube, Ni al que por máritcs sube La altura le desvanece. Todo es desdicha y violencia, Todo es ansias y temores; Si me quedo, oigo rigores; Si me voy, siento la ausencia. Muero si estoy quedo y firme; Si me voy, muero y me aflijo; Pienso que por mí se dijo: ulr y quedar, y con quedar partirme. Treinta duros debía á Timoteo, Que un día me prestó para un apuro, Y aunque deber y no pagar es íeo, No le había devuelto un solo duro; Cuando vi en un diario ayer mañana Que se arrojó al estanque del Eetiro, Y exclamé enternecido, con Quintana; TaffUs te aiorreci: héroe te admiro. Un salteador escaló Con gran trabajo una altura, Y luego que se asegura, La escala al suelo arrojó; Ella sus quejas le dio Por el pago ingrato y fiero, Y e l l a d t ó n dijo: -oGrosero Instrumento, ¿qué creíste? Para subir me serviste, Para bajar no te quiero. jY porque no me he suscrito A tu periódico El Pito, Das, Senén, un varapalo A mi último drama, malo Como todos los que he escrito? Yo no miro con desdén Tus críticas, ni es razón; Mas las prefiero, Senén, A pagar la supcrición Y á que tú me trates bien. Z Ce á r Si el alma un cristal tuviera, Como cierto dios quería, Menos traiciones hubiera. Pues cada caal temería Que su infamia se supiera. EL DESPERTAR DE TTJÍiNIÑO. -Antonia OHARBA EN TRAJE DE BODA. -Joaquín Araujo.