Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN POCO DE TODO No me negarán ustedes que los conseryadores desean dar gusto al pais. No gustaba el Ministro de la Gobernación y nos han dado otro. Ahora ustedes dirán si con esto Ministro les va mejor que con el anterior. ¡Si no, se cambia! Lo mejor será que en adelante se anuncien los Ministros como se anuncian los lidiadores en los carteles de las corridas de toros: Sobresaliente de Minixtro: D. Raimundo Fernández Villáverde, sin que en el caso de inutilizarse éste, pueda el público exigir, etc. etc. A mí me gusta el nuevo. Ministro, porque fe llama Fernández. Aunque por modestia suya hace que todos le llamen Villáverde. Pero lo más inofensivo que hay en politica es un Fernández. Parece cómo que un hombre que se Dama Fernández no va á ninguna parte. Que es, hoy por hoy, lo más á que podemos aspirar. Lo que ha chocado á todo el mundo es que no haya aprovechado ia oportunidad para marcharse el Sr. Concha Castañeda. Pero todo tiene su explicación. Cerca de Tarifa se ha encontrado un pastor una moneda de oro antigua del tamaño de las de cuatro duros. Y habrá dicho el Ministro de Hacienda: ¡Toma! ¡Ya no me voy! Con esto ya tengo nivelados los presupuestos. ¡Toma! ¡Si está al lado del juego de pelota! Qiié ha de suceder? ¡Habrá sido un revés- airel o Vamos á ver. señores, ¿Puede saberse Si trasladan ó dejan A la Cibeles? Aunque ya me presumo Lo que sucede: Estará tramitándosa El expediente. Un sujeto ha apostado á llevar áéneátás de Burgos á Valladolid á otro individuo que pesa 48 kilos. Ahora la dificultad estará en encontrar un hombre que sólo pesé Cuatro arrobas. Hay políticos que tienen menos peso pecífico. ¡Toma! ¡Los de corcho! La villa de Calvi disputa á la villa de Géno a la gloria de haber sido cuna de Cristóbal Colón. ¡Dios mío! jNos darán con ese motivo otra conferencia en el Ateneo? ¡No me llega la camisa al cuerpo! ¡Vaya! Ya tenemos una partida de bandoleros en Andalucía. La partida va mandada por un sujeto apodado el Pilero. Hasta ahora no han podido coger á ninguno de los bandidos, pero han preso al sastre que les ha hecho ropa. ¡Claro! Le acusarán de no haber sentado las costuras á los ladrones. Ki quebrarse la cabeza lin busca de otros recursos. n estas cosas de Hacienda, Está muy claro el asunto: ¿No bay dineroV Pues se saca Aumentando los tribotos Hasta que el contribuyente. En vez de aceite, dé orujo. Se ha inventado un aparato para contar el tiempo que los jugadores ocupan las mesas de billar. ¡Ay! ¡Qué falta estaba haciendo ese invento! El aparato se llania croponómetro. Un poco difioililla es la palabra, pero ya se irán ustedes acostumbrando á ella. Porque así como en las fotografías elegantes se ve un letrero que dice: ¡Hay ascensor! en Jos billares de lujo se advertirá: ¡Hay croponómetro! Pido que pongan crnpfmúmetros en las Cortes. Porque hay quien pide la palabra y luego no sabe soltarla. o Allá va una noticia Del touo nueva: En Cádiz han botado La carabela. Sólo al saberlo Me corrió el regocijo Por todo el cuerpo. A un periódico se le ha ocurrido esta máxima: Antes que el Jai- Alai están los intereses de la patria. Pero, colega, fíjese usted en que el Jai Alai es una cátedra de pplítica. Allí se aprende á devolver- la pelota. Y á dar pelotazos. Y á aguantarse. ¿Qué más quiere usted? En un pueblo de Falencia UuUo escándalo mayúsoolo A cauna de que aumentaron t Impuesto de consumos. Pues el aumento es muy lógico; n tanto que ebO dé jugo. Ko hahrrá un solo Ayuntamiento Qae quiera paJSur apnn Un periódido se queja de que á la estar tua del divino Valles que está sentada á Ja entrada del museo dé Velase IB hayan quitad las narices. Y o no sé si las noticias de los escándalos que se dan en el Ayuntamiento corresponden á esta sección ó á la de espectáculos. Si bien se mira, las sesiones del Municipio parecen cosas teatrales. Hay coro de concejales pacíficos. Y coro de concejales que gritan. Y coro de guardias que expulsan. Y un coro numeroso de vecinos que pagan. Y con todo eso, mucha m a a muchísima magia. Por eso me parece muy bien que Busato ande en tratos con el Ayuntamiento. A. C O E Z ü E L a