Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Kstá visto. El Sr. Alcalde de Madrid anda tras de su epÍHtua. F. s decir, anda tras de que se la hagan Por mi parte que abran suscrición y. ¡allá, vti mi duro! La verdad es qué el Br. Bbsclr se merece eso y. riiucho más. Hasta figurar en el santoral. Ahora ha dado á luz (en el sentido artístico de la frase) unas nuevas Ordenanzas municipales. Es lo que él se habrá. dicho: -rrAqui hay unas Ordenanzas municipales que nadie cumple. Hagamos otras y veamos si las quieren cumplir. ¿Querrán cuinplirlasí Yo me apuesto Una oreja á que no. los teatros que añadan á sus papeles maxi Señor, ¿y si las máximas son útiles Verbigracia: Si quieres vivir siempre Libre de males, Cumple las Ordenanzas Municipales. Esas máximas dí bieran permitirlas. En fin, veremos cómo, se las compone el Sr. Bosch y sus dependientes para evitar que los actores añadan luáximas. Quizás confíen el cargo de apuntador en los teatros 4 los alcdldes de barrio, ó á los guardias. ¡Así servirán para algo! En todas las zaizuelas No es la música alegre, Ni tampoco la letra. Sino muchachas guapas Y de formas correctas. En fin, les digo á ustedes Que como yo pudiera, A Guillermo le haría Ministro de la Guerra, Premiando de ese modo Su banda de tronipetás. Eso sí, para aprenderse las nuevas Ordenanzas se necesita la vida entera de unhombre. Doce títulos, la mar de capítulos, 957 artículos, en fin, toda una obra como el. acueducto de Segovia, todo, por supuesto, lleno de novedailes, como si Madrid le hubiéramos fundado ahora, ó como si esta- Ordenanzas fueran las primeras que se dan. Se prohibe pegar a los niños y á los animales, y colgar ropa ert loi balcones, y tocar la bocina ú otros instrumentos, y Vocear periódicos después de la una de la noche, á menos que sea un extraordinario á Xüí Gaceta ¡claro! ¡el periódico de casa! y estorbar á las procesiones... Y se prohibe dar voces. ¡Dios mío! ¿cómo llamaré yo alsereno? Y se prohiben, los mendigos, ó méndigos, como dicen algunos concejales. ¡Ah! ¡también se prohibe vender el pan falto de peso! Pero ¿no estaba eso prohibido? Lo más salado y lo más municipal: eü (jue también se prohibe á los actores de ¡Ah! se me olvidaba. He prohibe coger nidos fuera de los siti s destinados á ello. ¿Querrá decir donde no lí s haya? En fin, si no fuera por abusar, hoy debiera llenar esta sección del BLANCO t N E ORO con algunos artículos de las tales ordenanzas. Son casi todas ellas la obra de un reformista. ¡Gracias á que las tales Ordenanzas serán como el partido á que peitenece el br. Alcí lde! ¡Cosa muerta! ¡Gracias á Dios! Ya se ha descubierto la dirección de los globos. E! descubrimiento lo ha hecho el Estado Mayor delejércitó alemán. Casi me alegro de que üo se haya descubierto en España. Porque habría cien sobrinos de ministro que dirían á sus tíos: A ver si consigue usted que me den esa dirección. ¿Cuál? ¡La que se ha descubierto ahora! Abrió el Príncipe Alfonso Guillermo Cereceda on Su tropa de chicas Que tocan la corneta. ¡Qué entradones que tienen, Y qué aplausos se llevan! Dicen que nos preparan Agradrtbles sorpresas; Maniobras militares Y simulacros de hembras. ¡Claro! Lo que ahora priva Los panaderos andan otra vez tras- ekr subir el pan. Señores, digan ustedes de una vez que el pan le deben vender los joyeros, y asunto Concluido. Así llegará el día en que se diga: ¡Qué lujo hay en casa de la Marquesa del Eemilgo! ¡Todos los aias comen pan! A. CX) BZDBLO,