Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
372 BLANCO Y NBGKO bendito San Antonio se apiadará de mi Le he heoiio la novena, le he mandado flores al altar y le rezo todas las noches... Lo que es si él no se compadece y no me envia un novio que sea buen chico, me voy á morir de tristeza Pues Luisa todavía no ha apagado su vela. ¿Si estará implorando también á nuestro Santo? No me extrañaría, porque supongo que padecerá igual enfermedad en el corazón 111- -iQué noche tan serena! ¡So es verdad que huele ya á verano, Luisa? -Ko le falta mucho para entrar... Hoy estamos á 13 ¿Se ha examinado V. ya, Pepe? -Hasta el 20 no Para el 20 le llevaré á mi patrona un par de calabazas que vendrán pintiparadas en el puchero- Vaya! Ya será menos. -I Lo que V. oye, Julia! Aprietan mucho, y yo, ¡qué diablo! ¿porqué no lo he de decir, si es loable confesar las propias culpas? He padecido durante el curso de holgazanitig En cambio, mi amigo ya ha salido de apuros- -jAhl ¿Usted ha concluido ya por este año, Alfredo? -Sí, Julia Ayer eché fuera la última- -Bien. ¿eh? -Sobresaliente- -Es un sabio éste Es decir, uno no, los siete de Grecia juntos Pero á mi me puede más el taco- -Digan y V que si él quisiera haría lo mismo, porque tiene talento- -I Atiza, chico! ¡Que te escurres! -Voy á comprarles á W rosas- ¡No se molerte, por Dios! ¡Vaya, muchas gracias! ¡Hombre! Hame dado en la nariz un incitante aroma á buñuelos Seria cosa de entrar Consultemos al estado mayor Doña Francisca y D. Juana, respetables presidentas ¿se atreven W con unos bufiolitos? -Pero si hemos comido muy tarde- ¡Ea! Ka. da de excusas, se les adivina á VV. que se relamen de antemano- ¡Qué cosas tiene este hombre! -Nada Han comido VV. á las siete, y son las diez; ya han bajado sus respetables garbanzos á los talones- -Mejor sería recorrer antes la verbena S i me dan VV. palabra de que habrá buñuelos, consiento; si no, rechazo la proposición- -Bueno, hombre, bueno Lo que V. disponga- ¡Pues adelante! -i Qué olor tan simpático á albahaca! -i Yo le regalaría un tiesteoito JuUa; pero la albahaca significa odio, y como yo no lo siento hacia V. ni mucho menos- ¡Qué disparate, Alfredo! ¡Pues no faltaba más! Se lo agradezco lo mismo; la intención es lo que vale- -Torraoa ¿Gustan VV. de torraosf- -Lo dicho Pepe piensa cebarnos esta noche... IV- -Usted no extrañará esta respuesta, que no creo que considere ofensiva- -Ni mucho menos, señora Para eso me he tomado la libertad de molestarla, para hablar con V Yo no soy ningún muchacho, por más que no pueda llamarme viejo Yo sé quién es Julia, he estudiado su carácter, me he convencido- -y no lo digo porque esté V. delante- -de que es un ángel, de que es la mujer juiciosa, modesta, trabajadora, humilde que yo buscaba Llevo diez años viudo y no pensaba volver á casarme, pero la suerte me ha deparado á su hija y no quiero desperdiciar la ocasión Yo estoy establecido, como V. sabe, poseo mi comercio de telas; había de ser una cosa formal Julia no sabe nada He preferido exponerle á V. mis sentimientos, porque como media alguna diferencia de edad Usted puede con más libertad que yo- ¡Bien, bien! Desde luego que para mi seria una dicha verla unida á una persona tranquila y formal como usted, pero no me comprometo á nada Ella es la que ha de decidir... ¡Ahí Es claro V- -Pero ¡San Antonio mío! ¡Por fuerza habéis padecido una equivocación! ¡Yo os he pedido un novio joven, soñador, guapo, y me mandáis un prosaico lencero, cincuentón y viudo, incompatible con mis quince años! ALFONSO PÉREZ NIEVA.