Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
En iiaas excavaciones Hechas en no sé qué sitio. Se han halla lo, entre otra- s cosas, Tres cadáveres de chicos Bel tiempo de los romanos O quizás de los fenicios. Kl hallazgo es muy curioso, Pero, vamos, no me exp ico One después dé tantos años Y después de tantos siglos, Aim digan que esos cadáveres fon cadáveres de ni tíos; Porque, señor, ya enían Tiempo para haber creoi io. En fin si ofrecen economías, ¿por qué no sa han de aprovechar? ¡Demontres! ¿Conque el Ayuntamiento de Burgos ha subvencionado con 10.000 pesetas unas corridas de toros? Asi y. 1 pueden vivir contentos los vesinos de Burgos. A ellos les costará trabajo pagar los impuestos municipales; pero, en cambio, tienen los impuestos buena aplicacitin. Porque claro está que ese beneficio al canza á t idos los vecinos. ÍES decir, á todos los vecinos que compren billete para entrar en la plaza. Aunque la injusticia humana se demues 1 tra mejor con este caso que puede ocurrir: Hoy premian á un perro con un objeto de arte, v. gr. con una licorera. Y mañana sale el perro á dar una vuelta por Madrid, le cogen los laceros del Ayuntiimienio, le llevan al depósito y al dia siguiente le matan por asfixia municipal. ¡Áteme usté esa mosca por el rabo! A uno qne ha sido Presidente de la Bepública de. Guatemala le reclama su barbero más de 5.000 piastras, ó se cerca de 3.000 duros, por trabajos barberiles. ¡Qué barba- ridad! Pero ¿es que ese Presidente convidaba á afeitarse á todos sus electores? Al leer esas cosas Le entran á un hombre ganas De no cortarse el pelo Y dejarse la barba. Pero, hombre, ¿cómo afeitan La gente en Guatemala? ¡Ni aunque afeiten con música Sálela cuenta clara! Dice un periódico ministerial situación económica há mejorado paña notablemente. ¡Toma! ¡Ya lo creo! Si contamos las fábricas de falsa que se van descubriendo, nadando en oro. Es decir, en oro de velones. que la en Esmoneda estamos U n periódico dice que ya van dadas cincuenta y tres conferencias relativas al descubrimiento de América. ¡Qué atrocidad! ¿Y aun les quedan cosas por decir? Verdad, es que de la expulsión de los moriscos españoles venimos hablando hace más de cincuenta años, y aun no se ha concluido. El Sr. Jove escribió acerca de la desaparición de la media luna. Y hay quien dice que aun le fa: lta hablar de la otra media. Según leo en la prensa, Seis tiples se han casado, Y siguiendo la moda, Renuncian al teatro. ¡Ay! ¡Cuánto pierde el arte! -Exclaman ciertos gansos, Cuando el arte con eso Quizás sale ganando. ¡Qué lástima que algunos Autores que me callo No sigan el ejemplo Y no hagan otro tanto! ¡Asi nos quedaríamos Un poco desahogados! AsDRís COBZÜBLO. En Zaragoza hay una agencia funeraria, ó fúnebre, ó mortuoria, ó lo que sea ¡vamos! una tienda de esas que se dedican á llevar muertos á los cementerios. Nada de particular tiene eso, porque, al fin y al cabo, Morir habernos. Lo particular es que en la puerta del citado establecimiento hay un letrero que dice: Se admiten abonos. Digo yo que eso será para las familias que quieran morirse en junto. ¿O hay por allá quien se muere todas las fiemanae y luego resucita? ¿Han visitado ustedes la Exposición de perros? Lo pregunto para que me saquen de una duda. Decía el programa de los premios: Un objeto de arte para un perro de caza español. ü n objeto de arte para un perro de lujo. Un objeto de arte á la mejor trailla de perros. Vamos á ver, señores, ¿qué hacen los perros con esos objetos de arte? Porque pensá, r en que el mérito le tiene el perro y el premio se le lleva el amo, es pensar en la injusticia humana.