Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Me he entelado por una casualidad. El presupuesto de Beneficencia importa en Madrid dos millones y pico de rrales. Y de esos dos millones y pico pagamos lo que cuesta el personal que ejerce la beneficencia. Pues bien: ese personal cobra más de un millón de reales. Es decir, que aquí socorremos á los pobres pero les servimos el socorro en bandeja de plata. j Nada! Por donde vuelve usted la vista no v e usted más que lujo. Ya se ba arreglado por fin Eso de los astilleros. ¡Dios bendiga á Eivas- Palmers, Y Dios bendiga al Gobierno! Nos cuesta treinta mil duros El apetecido arreglo; Pero asi habrá paz, ¡qué diantre! Y la paz es lo primero. En un Circulo de París se ha presentado un joven americano con las tragaderas má s notables que se han visto desde que el mundo es mundo. Este joven come delante de los que quieren presenciarlo, cristal molido, serrín, carbón, cuero, etc. etc. todo ello revuelto y empapado en petróleo. Es un hombre temible para una casa de huéspedes barata. Porque primero se comerá la sopa y luego el p ato. Hay que advertir que esa noticia la trae La Liberté. No sé si el colega se habrá tomado la liberté de gastarnos esa broma. juien ¡El cobrador de contribuciones! ¡Y esta sí que es epidemia segura! Ha venido á Madrid una Comisión del Municipio de Barcelona, y nuestro Ayuntamiento, que es muy fino, le ha dado un banquete. Con nuestro dinero ¡claro está! pero por eso digo que es muy fino. En cambio, la lista de los platos se la ha ofrecido escrita en francés. Como quien dice: Ustedes son partidarios de que todo se escriba en catalán. Los madrileños opinamos que todo debe escribirse en español. Pues partamos la diferencia y escribámoslo en francés. Y eso que B- Osch y Fustegueras ha v e nido á Madrid á catalanizarnos. Eso si, ¡le cuesta trabajo! En el pleito Calvo- Vico No quiero meter cuchara, Porque en cosas de monises, Lo mismo que en las de faldas. El sujeto que es prudente, Pasa, mira, y oye, y calla. Verdad es que mi opinión Está dicha en dos palabras: Sin poderlo remediar, Me inspira siempre más lástima El infeliz que no cobra Que el astuto que no paga. Pues señor, sin avisar. Sin decir: Aquí estoy yo Se nos ha encajado encima ü n sofocante calor. Ahora podrán los poetas Que escriben odas al Sol, Dar rienda suelta á la musa Que les presta inspiración. En cambio los desgraciados Que aun andan con paleto. Estarán con agua al cuello En un baño de vapor. Otros tienen casa fresca Y traje ligero ad hoc, Y no les falta un ministro Que les dé una desazón. Conque tengamos paciencia Y supliquemos á Dios Que nos saque del verano, Que promete ser atroz. Copia de un telegrama: Por lo único que me revienta el verano es porque apenas asoma el calor, ya conn enzan los periódicos á darle á uno noticias del cólera. A mi modo de ver, eso son cosas de los Gobiernos. Porque mientras fija uno su atención en el cólera, no la fija en los Ministros. Y cuando más apurado está usted por si viene ó no el terrible huésped, suena la campanilla. A TOMÁS BRETÓN. -Barcelona. -La Re- dacción de BLANCO Y NEGRO se ha ente- rado de tu reciente triunfo con el estreno de t u ópera Garin. ¡Eso, eso! ¡Duro y á la cabeza, aunque rabien tus detractores! Becibe un abrazo de los que te admiran en esta casa y te feUcitan por conducto de tu amigo ANDBÍS COEZÜELO.