Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
I. AS R O S A S o el color de las rosas, y su aroma tan delicioso, i fuese, toda la tierra estaría únicamente cubif! rta ecía nn niño. ¡Cuántas espinas en el invierno! -anciano. lies ensalzaban las maravillas de la creación, y que la naturaleza no tiene adorno, ni encanto, ni rabie á la rosa. Después hablaron del cuerpo hunbién les parecia digno de admiración, aunque le efectos muy g- raves. anza- -dijo uno de ellos- -que teníamos necesidad ra ver; y se me alcanza también la grande herI 3 ojos; pero yo creo que el cuerpo del hombre o suprimiéndole su indecorosa nariz. é- -le contestó el otro; -la piedad suprema de Alá se muestra precisamente en ella. Inventó la nariz después de haber sentido lo bien que olían las rosas. En todos los tiempos los poetas han cantado á la rosa, y sus versos se han aromatizado con su esencia. Es que en todos los tiempos ha sido mensajera del Amor.