Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO que espero á una persona con quien estoy citado? Bueno, me colocaré en un rincón para no estorbar á ustedes. Pero para eso no necesita usted darme con la silla en la espalda. Mire usted bien por dónde va ¡Qué hombre más grosero! Bien dicen que todos estos servidores del escenario son unos seres sin educa- Y NBGRO 343 ción ¡Cielos! ¡Paca! ¡Qué hermosa está! ¡Qué bien le sienta el mantón de Manila! Me colocaré al EN EL paso, para que fije en mí su mirada de fuego ¡Si yo me atreviera á acercarme Pero no; antes quiero que note mis ansias; que vea mi rostro, alterado por las emociones Mira hacia aquí; voy á adoptar una postura sencilla, pero elegante. Me apoyaré en este bastidor con cierto abandono, y desde aquí la dirigiré miradas tiernas. Habla con su madre y sonríe. ¿Qué le dirá? La madre es fea, muy fea, pero hay en su fisonomía cierto sello de bondad que la hace simpática. ¡Si yo pudiera captarme el aprecio de esa señora! Llaman á Paca para salir á escena; ya se fué. Desde este agujerito del telón podré verla por la espalda El público aplaude. ¡Qué voz! ¡Qué gracia la suya! La mamá está hablando con un vejete. ¿Será su esposo? Sí, de seguro; éste debe ser el padre de Paca. No le perderé de vista, para ver si entablamos conversación y le seduzco con mi trato Hacia aquí viene. Hagámosle sitio ¿Quiere usted ver por este agujero? No, si yo he visto ya bastante; ahora le toca á usted No me molesto, no señor; al contrario, tengo mucho gusto (Parece muy simpático el padre de mi Paca) Hace calor, es cierto, la noche está bochornosa ¿Se va usted? ¡Qué ocasión para salir juntos é invitarle á refrescar! Yo también me voy al café un ratito. ¿Quiere usted venir? ¡Acepta! ¡Qué suerte la mía! N o usted primero; pase usted delante ¡No faltaba más! CAFE mento con su mamá? ¿No es usted padre d i Paca? -No, señor; yo soy un apuntador retirado, que Pues sí señor; la noche está calurosa Vaya, vaya. ¿Conque usted todas las noches al teatro? Yo también; yo amo la música, el arte, la poesía... ¿Qué quiere usted tomar? ¿Cómo? ¿ü ña chuleta? ¡Demonio! Pues nada, nada; mozo, tráigale usted una chuleta á este caballero Para mí un chico de limón. ¿La quiere usted con patatas? ¿Sí? Mozo, con patatas ¿De manera que usted siempre en el teatro? E s natural. ¿Un cigarro? Sí, señor, tengo una cajetilla entera. Llévese usted los que gaste; son de Susini; no me gustan los de cuarenta, porque suelen contener materias peligrosas. Una vez me encontré en un pitillo dos chinches, y otra vez un diente postizo después supe que era de una maestra de labores Mozo, tráele vino á este caballero. Y ahora, ¿quiere usted un poquito de queso de bola? ¿De Gruyere? Mozo, Gruyere. ¡Caramba! Este padre no se descuida. ¡Vaya un apetito! ¿Que si tengo un duro? Si, señor; no faltaba más; no tiene usted que darme explicaciones. Tome usted Vaya, vaya, ¿conque Paquita sigue tan buena; yo soy uno de sus admiradores más vehementes ¿Que de quién hablo? De Paca, la tiple sin rival. ¿Cómo? ¿Que no la conoce usted? Pero ¿no estaba usted hablando hace un mo- iba á ver, si me prestabanjdos pesetasjpara comprarme unos calzoncillos, porque estoy en cueros completamente. Luis TABOADA.