Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SIC v o s NON VOBIS E E L A CAMA ¡Qué hermosa estaba! lío pnedo oir cantar á esa sando en mi Paca, en la tiple más graciosa de cuantas mujer, sin sentir un frío suave que me sube por la han pisado el templo de Talia. ¿Se dice templo de columna vertebral. Envidio la suerte de los coristas, Talía? No, el templo de Melpómene Tampoco, que pueden contemplarla de cerca. ¡Si yo fuese amigo Melpóuiene- era na griega casada con un tipógrafo del d i r e c t o r Con estas cosas de ¿Cómo h a r í a yo- la M i t o l o g í a me para poder penetrar llago un lío muy entre bastidores? grande. Pero ¿qué Mañana me decido; más da? ¿Va á dessí, sobornaré al porairarme Paca portero del escenario. que yo no sepa quién Ay, Paquita! ¿Por es Melpómene? ¡Caqué te he conocido? ramba! ¡Qué dolor ¿Habrá fijado sus más extraño siento ojos en mí? ¿Sabrá esta noche! ¿Se me que estoy ardiendo habrá i n d i g e s t a d o de amor? Todas las el chico de limón? noches tomo mi buDesde que amo á taquita de orquesta Paca no hago más y clavo en Paca mis que beber cosas frías, gemelos amantes porque noto que me como d i c i é n d o l a abraso interiormen La amo á usted, sí, te Mañana sí; señora, á usted sola en el mundo. ¡Lástima que mañana entro en el escenario, aunque tenga que tenga aquel diente de arriba tan amarillento! ¿Por pasar por encima del cadáver del portero Se queda qué tendrá amarillento aquel diente de arriba? El dormido. sueño comienza á dominarme Voy á dormir pen- EN LA PUEETA DEL ESCENARIO ¿Que á dónde voy? Pues á ver á un sobrino del empresario. ¿Que cómo se llama? No lo recuerdo; hemos sido como hermanos, pero yo tuve una fiebre catarral y me fui á Archidona con un tío sacerdote, y allí se me quitó la memoria completamente. ¿Dice usted que puedo pasar? Muchísimas gracias No hay como tener ingenio para mentir. La mentira es un elemento poderoso en ciertas circunstancias de la vida... ¿Dónde tendrá Paca su camarín? Orientémonos EN EL ESCENARIO Sí; este es su cuarto. Detrás de esa puerta está la mujer que yo adoro ¡Hombre! Me ha dado usted un empujón que á poco más me derriba N o señor; no estoy estorbando; estoy aquí ala espera de un sujeto que me ha dado una cita al lado de este bastidor. ¿Que está prohibida la entrada al escenario? ¿Y qué? ¿No le he dicho ya