Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A s i. V i f 4 t I lu á buen tiempo, que nadie í i pudo el puesto quitar. De aquella unión naf ió el L eit I rande. hermoso, sin igual, I) mo nuncio de venturas de bienes y de paz. La Fama tan fausta nueva- ilió luego á pregonar, 1 roduoiendo con sus voces- msación universal; Y por ellas atraídos, ludieron sin tardar I t FntvMa- íínw tan pobre ue no pudo ofrecer más Que rivan. himnos, coronas 113 laurel y de arrayán, I irolitos de papel banderas de percal; La Envidia, teñido el rostro T) 3 una lividez mortal, m débil sonrisa, en vano, Jueriendo disimular; La Adnlacién, con lisonjas, I etendiendo ir más allá J le el EntiiMasmn, quemando I ricienso sobre un altar. Sobre los fj escos laureles. Que aquél trajo, en santa paz, ontento y rendido, echóse A dormir y á descansar. La Fortuna, que fué siempre Loca y voluble deidad. Inconstante por costumbre, Por condición desleal, De aquel sueño aprovechóse, Y abandonando su hogar, Se manchó con el Dinero, Que siempre le gustó más. Solos con el pobre mozo Quedaron, para su mal, Kl, Pnterés y la Envidia Y la Adiüae- lón falaz, Y el aturdido Entiisiasmo Con su imprudente amistad, y entre los cuatro, del Éxito Dieron fin breve y fatal. El Piderés- le quitó Cuanto le pudo quitar; La Adulación, con su incienso, Lo trastornó más y más. El Entusiasmo, anhelando Agrandarlo sin cesar, Lo estiró de tal manera, Que lo dislocó al final, Y la JSnvidia, pretendiendo, Por el contrario, tenaz, Eeduoirlo y achicarlo. Estrujólo sin piedad. Sucumbió el Éxito. Todos, Cuando no existia ya, Dudaban si su existencia Fué ilusión ó realidad. La IntíifeTeiieia enterróle E n ignorado lugar, Sij poner sobre la fosa Epitafio ni señal, Y cuando alguno se acerca Por acaso á donde está, e encuentra con el Olvido, Que no le deja pasar. F E L I P E P É E E Z T GONZÁLEZ. EL ÉXITO I. El Talento y la Fortuna Se llegaron á encontrar, Y uniólos la Pruvidenc- ia Con la bendición nupcial. Fué padrino dé la boda El Acaso, que á pasar Acertó en aquel momento, Y fué la Opoytrmiclad La madrina, pues llegó, Como en ella es lo usual. Con una cara de Pascuas Tan exagerada ya, Que sí era cara ó careta No se pudo averiguar, Y encubriendo al Interés, Que se ocultaba detrás, fichando cuentas y. haciendo Números con mucho aMn. II. El Éxito en pocos días Creció I se hizo colosal, Amamantado y nutrido FOT la, Popularidad, Pero calló el Futnsiasmo Cansado al fin dé gritar, Y el Talento. qile anhelaba Sosiego y tranquiUdad,