Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS ACTORES ESPAÑOLES RAFAEL CALVO Aun llevo en el oído el eco de los últimos atronadores aplausos otorgados á este actor por un público animoso, entusiasta verdaderamente sojuzgado. Si el arte del actor no necesitara otra sanción que ¡la ¿del, público, sancionada por manera absoluta habría quedado la fama de Rafael Calvo, sin que nadie fuera osado á discutirla, porque siempre tuvo al público de su parte por modo incondicional. Pero el público no es infalible (aunque su fallo sea inapelable) y á encauzar j dirigir el gusto de la multitud está llamada la critica, si la crítica se ejerce con la debida competencia, la necesaria serenidad de juicio y la indispensable honradez de pensamiento. A falta de la primera de esas cualidades, procuro en estos casos robustecer mi opinión modestísima con aquellas opiniones respetables, emitidas sobre el propio particular enitiempo y sazón oportunos. E l publico juzga por sentimiento é impresión momentánea, y á las veces le basta una cualidad saliente para otorgar al mérito relativo lo que otorgar debiera al valer intrínseco y absoluto. Vengo á parar, después de estas salvedades y distingos, en que Kafael Calvo, actor de gran talento y de facultades brillantísimas, no era un artista perfecto ni aun dentro de la imperfección que en si han de llevar las cosas humanas. Con relación al tiempo en que ha vivido, era un actor retrasado; pero con tantos alientos y tales bríos, que al hacer ostensible manifestación de su especial manera de ser, tuvo poder bastante para resucitar un género históricamente muerto en- la vida de la literatura dramática: el género romántico.