Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
250 BLANCO Y NEGRO Y a he obserrado que es usted el librero de más conciencia ¡Ave María purísima, qué sarcasmo! Muchas gracias Resuelto el problema ¡Dios mío, qué prueba de cariño he dado hoy á Clotilde! N o la podrá apreciar Y a he t r a g a d o bilis, ya N o sé cómo no he tirado los volúmenes á la cabeza á esos usureros lY ¡Dios mío, qué bien le cae la mantilla de casco! Está preciosa con esa orla de maiiroños y ese grupo de claveles en el pelo Si no fuera por los cabellos rubios, parecería u n a andaluza ¡Pues señor, mucho me gusta de sombrero, pero así me encanta! E l traje negro la sienía á maravilla E s muy gallarda ¡Qué busto t a n airoso! La adoro, la adoro y me enorgullezco con su cariño ¡Y a me ha visto! ¡S e sonríe! ¡B e n d i t a sea! ¡Vaya! L e daremos los dos duros Tendría gracia que me los hubieran robado ¡A ver, á ver! ¡No! A q u í están F u e s señor... Casi me da vergüenza dejar tan- poco dinero ¡Apenas hay billetes en la bandeja! ¡Qué mirada t a n elocuente me h a dirigido! M e ha dicho con los ojos que me quiere ahora m á s que nunca Yo leo de corrido eii ellos S u tía me ha parecido algo e x trañada... N o creía ella que el galanteador de su sobrina fuera capaz de soltar cuarenta reales ¡Pobre señora! Si supiera que sus presunciones son exactas, que no me queda un céntimo en el bolsillo Me vuelvo á mi pilar P e r o no N o conviene P e n s a r í a n que deseo contemplar el efecto de mi dádiva P r o n t o relevarán á Clotilde Y a va de pasada la hora L a esperaré afuera, en el atrio. Y- -A d i ó s chico M e alegro encontrarte TJn día de estos iba á pasarme por tu casa- -P u e s t u dirás ¡Qué inoportuno! ¡Mira! Necesito que me prestes el Derecho Canónico de Morales ¡Te lo devuelvo pronto! -E l Derecho Canónico de ¡Imposible! ¡Caramba! ¿Porqué? -P o r q u e acabo de dejarlo ahí dentro, en la bandeja donde pide mi novia- ¿E l Derecho? ¿E s t á s loco ó la has cogido para celebrar el Jueves Santo? ¡L o que oyes! Sería muy largo de contar y no tengo tiempo Me acercaré hasta la P u e r t a del Sol para quitarme de encima este chinche Son todavía las cuatro menos cuarto ¡Vaya, adiós! ¡A d i ó s enigma! ¡Qué chica m á s g u a p a! M e entro en la iglesia en su seguimiento ALFONSO P É R E Z NIEVA. s CANTARES Los novios tienen dos almas Que himnos cantan al amor; Los esposos tienen sólo Un alma para los dos. No te mueras sin llevarme; Sin ti la vida me falta; ¿Cómo ha de volar el pájaro Cuando le cortan un ala. No profanes el cariño; Si te casas sin auíor, Deja, al entrar en la iglesia, A la puerta el corazón. Ayer, en el camposanto, Llegar tu cadáver vi; E n lugar de maldecirte, Me puse á rezar por ti. No tapes con la pintura Los colores de tu cara, Que sólo en las casas viejas Se revoca la fachada. Eres un vaso con flores Que renuevas cada dia; líl calor de la inconstancia Al momento se marchita. Tres maestros he tenido. Mi madre me enseñó á amar; E l mundo, á dudar de todo; Una mujer, á olvidar. Huyo de tí, y mis suspiros A tu corazón se van; Cual paloiuas mensajeras, Su nido quieren buscar. Me lancé al mundo, buscando Algo bueno que aprender, Y huyendo del mundo vengo Para conservar la fe. TEODOKO G U B E E E K O