Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 á 8 BLANCO Y NEGRO Una Toz de compañera pregunta: ¿Y E va no fué obrera? -ISilencio! La mujer carece de TOZ y voto. -Eva fue compañera también. ¡Fuera! ¿Qué? ¿Creéis que Adán era burgués? ¡Adanes! (Momentos de tumulto. (VarioscOmpañeros la extraen del local suavemente. -Y a í o Teis; hasta aquí llegan los desperdicios de la burguesía; porque esa mujer es burguesa indudablemente. ¡Muera! ¡Muera! pero seamos tolerantes por ahora. Día llegará en que os veáis hartos. ¡Bienaventurados los que sufrís persecuciones por la justicia! -Pido la palabra. -Aquí no se pide: eso en la calle. -Estoy en mi derecho. -No se pide la palabra; se toma. ¿Qué debemos nosotros á los burgueses? ¿Adelantos científicos, según ellos, progresos industriales, descubrimientos, invenciones, herramientas nuevas, medios para multiplicar el trabajo y el producto, disminuyendo el esfuerzo? Todo esto dicen ellos. ¡Mentira! ¡mentira infame! Qué hubiera sido de Wath sin el vapor? ¿Qué hubiera conseguido Galvani sin los doradores al galvanismo? ¿Y Franklin sin el rayo y Voltaire sin las pilas que le precedieron? (Bravos repetidos hasta la saciedad, y murmullos de admiración durante la convalecencia del aplauso. El orador continúa cuando cesan las palmas: -Vedlos, dispuestos á devorar las entrañas, los organismos sociales, las institutrices Se oye un ¡suspiro en tiple. -Instituciones quise decir. Es preciso pensar en el problema social; buscar los medios, excogitarlos, aplicarlos En la calle: ¡Ha visto usted qué hombre! -Siempre ha sido un librecambista de primera, y un pendolista honrado. ¡Pero qué facilidad de palabra! Parece que las lleva en la boca y las va soltando. -Es verdad. -Y que ha demostrado lo que se. proponía. -S í eso es... lo que- -Pues jijsto. -Bueno; pero yo no me he enterado bi n, compañero: ¿en qué hemos quedado? -Pues en eso en aplastarlos ¿Cuándo? -De un momento á otro. ¡Salud y adelante! -j Salud, compañero... y ríñones de burgués! ¡Adiós, y asaduras buril Pin de un discurso en la ó en el... en cualquier círculo. El tema el de fin de siglo: Situación y medios para mejorar á la clase obrera. -Vedlos, amenazadores, hambrientos, mudos por la miseria y prontos á caer sobre la sociedad como el águila sobre su presa- ¡Bravo! ¡bravo! ¡Qué hermosa imagen! -Bendita boca. -Tú, si que tienes pico de águila macho. Todo esto, por supuesto, en voz apenas perceptible. ¿Y qué es lo que piensa del problema social? porque me he distraído un momento. ¡Ah! sí pues nada; Tía demostrado la necesidad de la cremación de las clases obreras. EDUARDO DE P A L A C I O