Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO 245 mientras dura la visita, y van ya dos veces que le sorprendemos comiéndose la paja del felpudo. Cuando le echamos de allí se va á la cocina á revolver los cacharros, y la otra tarde entró la criada en el gabinete, toda sorprendida, diciendo: -Vengan ustedes pronto. ¿Por qué? Porque el chico de; esta señora se ha metido en la artesa y no sé deja coger. Efectivamente, allí estaba el niño haciendo como que nadaba, y para pescarlo tuvo la mamá que enseñarle una hoja de lechuga, porque el chico es voraz por todo lo verde. Quizás más molestos aun que los niños revoltosos, son los que se meten en las conversaciones y dan su opinión en todos los asuntos é interrumpen á sus papas dé mala manera, diciéndoles: -Eso es mentira; ayer no comimos langosta; lo que comimos fué bacalao y una naranja que nos regaló la lavandera. -I Silencio, mocoso! ¿Quién le manda á usted desmentir á su madre? -grita la interesada. D é j e l e usted, señora- -decimos nosotros. Ella quiere hacer como quff le va á pegar, y el chico se ensoberbece y replica furioso: -Pégame, pégame, y verás cómo se lo digo á papá y te tira un cepillo á la cabeza como la otra noche, cuando vio que te estabas pintando los ojos con una horquilla Los niños son ángeles del hogar, que endulzan nuestra existencia y nos aproximan á Dios; pero hay niños y niños; y el cielo libre á mis lectores de éstos que acabamos de bosquejar ligeramente. LUIS TABOÁDA. QUISICOSAS DE ACTUALIDAD STATUEALMENTB EN EL LABOKATOfilO. LABORAt ENTEE ACCIONISTAS. -i Pftra qué lleva usted eso? -Para almorzar. Ea un queso. ¡Y eso otro? -Ya lo ve usté. Vn petardo. ¿Para qné? -Para hacer el contrapeso. -Huela usté estos pepinos Que soltaron ayer los ase iinos. ¿Los tengo qne oler yo? ¡Bueno estarla! uso... á la Artillería. ¡Es que tiene usté miedo? -Ko, no es nada. Es qne á mt me; replte la ensalada. -Confiese usted, don Ambrosio, que gracias é, que está alerta la polida, está el Banco libre de bombas y mechas. -iQné disparate, don Hoquet ¿No ve usté quién lo gobierna? Pues si ese no es nn pertardo, que venga Dios y lo ve