Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL DENTISTA; -CLOWN POÉ GÉNERO NUEVO (lía sonado la hora como dicen en alo; imas proclamas. No la hora para echarse á la calle, sino la de echarse al drama. Las empresas teatrales que andan siempre en husca 4 e novedades, pueden regocijarse. El teatro es libre. Varios, autores han desamortizado el drama. No hay que cuidarse de cumplir reglas, ni atender á unidades, ni á fines morales. El drama con problema, el melodrama analítico, en general, la obra dramática con tesis, abre nuevas vías al arte. Las neurosis, el atavismo, el daltonismo, el sujetivismo, el pesimismo, el fataUsmo, el organismo, y el pauperismo, y el anarquismo, y el panslavismo, son hoy bases para el drama de nuestros días. La medicina legal, los casos patológicos, la herencia, ¡Basta! que me regüelvo, -como gritaba un baturro en un teatro de Zaragoza, viendo girar sobre las puntas de los pies á una bailarina. Parece que el género nuevo exige ciertos estudios preliminares y conocimientos científicos superiores á los necesarios para escribir, por ejemplo, el Certamen imciimal. Pero no, porque la ciencia que se necesita es ciencia de teatro, come para pintar en escena ingleses ó vizcaínos basta con poseer el inglés ó el vascuence de teatro, que no son ni uno ni otro, para que el público se entere. Un sujeto á quien yo tenia por hombre de bien, ha resultado con un drama del género Tbsen, pentacruzado con Poe, que nos leyó una de estas últimas noches á varios amigos, después de obsequiarnos con un banquete modesto. Durante la comida estábamos todos tristes y pensativos. Era por los presentimientos del drama que nos amenazaba. ¡Hermosa obra I No sé si la destina A uno de nuestros teatros ó si la enviará á Chicago para que disfruten dé ella individuos de diversas nacionalidades. El asunto es sumamente sencillo, al parecer Una señora casada con tres maridos, sucesivamente Según explicaba un novelista español: (líl caballero llamó dando tres golpes en la puerta de la casa, en esta forma: Primero uno, después otro y luego otro. Quiere decir, que no dio los tres golpes á un tiempo, como era de temer. Pues bien, la señora, esposa triple anís, vive con el último esposo. La madre de dicha señora llegó á casarse cinco veces, y una abuela diez. La ley de la herencia. E l marido en activo es hijo de un militar valeroso que fué último veterano de Lepanto, donde perdió parte del habla, porque quedó tartamudo de la emoción del triunfo. Esto es: tartamudo de la lengua, perc á consecuencia del combate. El hombre sospecha que su esposa es infiel, en el primer acto y al levantarse el telón. Y lo sospecha porque sabe que tiene en Viena una niña de siete á ocho años educándose en un colegio. Cuando empieza el drama, el marido receloso habla claro y no revela defecto alguno en la pronunciación, I. a esposa ignora los antecedentes de su hombre. Este la refiere la vida de papá; de pasada describe el golfo de Lepanto, sus aguas medicinales y el combate naval. Ella empieza á sospechar que su esposo no se halla en posesión completa de su razón, pero calla, diciendo aparte: