Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¡Vaya! Al cabo oonstruj- en La carabela; Entre tanto disgusto, Esto consuela. En el primer proyecto Se suponía Que cincuenta mil pesos Nos costaría. ¿Saben ustedes los poemas que van presentados á la Academia para solemnizar el descubrimieato de América? Nada menos que sesenta y dos. ¡Pobre Cristóbal Colón! ¡Cómo me le pondrán de ripios! En Jerez se ha celebrado una corrida de toros, habiendo hecho de matadores dos marqueses. Merece mi aplauso. ¡Hay que continuar las glorias de los antepasados! Y anteriormente la nobleza, ya se sabe, ponía banderillas. Pero se han hecho cálculos Ya más seguros, Y nos saldrá por unos Ocho mil duros. Y es que quizás echaran Antes la cuenta De que daban lo mismo Ocho que ochenta. Se ha publicado un libro muy curioso titulado Mi cura de agua. En él se demuestra que la mayor parte de las enfermedades pueden precaverse ó curarse con abluciones. Conque ya no debemos apurarnos porque vaya de mal en peor la situación. ¿Para qué queremos el estanque del Retiro? A los maestros de Olvera Hace meses no les pagan. ¿Sí? ¡Pues otra circular Sobre asuntos de enseñanza, Que esa es la única moneda Con que esas cosas se pagan! Eepito, por lo tanto, Que esto consuela. Si no hay pan, que no le haya. ¡Hay carabela! ¿Cómo quieres que te crea. Si eres como Noherleaoom, Que cuando anuncia borrascas Es cuando más brilla el sol? En el Japón ha habido cambio de Ministerio. ¿Saben ustedes lo primero que han hecho los nuevos Ministros? Pues suprimir los periódicos de oposición. Ahora es cuando hay que leer la prensa japonesa. Resulta de ella que allí todos son felices. Un joven ha querido suicidarse arrojándose de cabeza al Manzanares. Me parece que esa noticia la ha echado 3 volar el propio rio. Para que le crean caudaloso. Por supuesto, la Bolsa Sigue bajando, Y al propio tiempo sigue ¡subiendo el cambio; Y al propio tiempo Los Ministros en oro Cobran sus sueldos. En el parte sanitario que publica un periódico, leo lo siguiente: Todo este conjunto meteorológico, desatado á deshora sobre nuestra región, después de un periodo casi primaveral, viene sembrando á granel catarros y pulmonías que s una bendición. ¿Una bevxHciún? ¡Cómo entienden las cosas los liigieiiistas! ¿De qué murió tu padre? ¡De una bendición que cogió al salir del teatro! En Tineo apuntó un cazador á un corzo, y mató á una niña que estaba guardando ovejas. ¡Buena puntería! No sé si el cazador ese habrá sido Ministro de Hacienda alguna vez; pero lo cierto es que tiene tan buen ojo como los que hacen los presupuestos conservadores. Porque, ¿cuánto dirán ustedes que se ha recaudado de menos en el ejercicio pasado? Pues un pico. ¡Quince millones de pesetas! 1 Ya han comenzado Los beneficios De los actores Más distinguidos, Y por lo tanto. Ya dio principio Ese tríbulo Del regahto, Que es una moda Que no me explico. ¿Qué fundamento, Kazón, motivo, Causa, pretexto. Ley ó capricho, H a y en apoyo De tal subsidio? ¿No cobran todos Sueldos magníficos, Que son á veces Inmerecidos? Tales obsequios Son abusivos. Bien que los hagan Los que son ricos, O los que quieren Darse así pisto. Los que ganamos Un sueldo mísero, Estamos fuera De compromisos. Conque, señores, Mano al bolsillo, Que han comenzado Los beneficios. ANDRÉS C O R Z U E L O