Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO 213 los que empleaba Esquilo hace veinticuatro siglos, poco más ó menos, que ahora no voy á compulsar fechas; los moldes de la revista política que escribe ahora Navarro Gonzalvo, maestro en el género, salvas variaciones indispensables que las diferencias de lugar, de tiempo y de costumbres, hacen necesarias, son los moldes mismos que utilizó Aristófanes para divertir á los atenienses hace la friolera de dos mil trescientos años ¡Pero, hombre, si la- humanidad no sé atreve nunca á romper violentamente con la tradición! Si presencian ustedes las sesiones de nuestro Congreso, lo cual no es imposible, porque hay gusto para todo, allí verán ustedes, como representantes de nuestro cariño á la tradición, estirados, rígidos y serios, con sendas mazas enarboladas, á los maceres; si acuden ustedes á las cátedras de la Universidad allí verán uste des al catedrático vistiendo toga y cubriendo con birrete exagonal (creo que es exagonal) su respetable cabeza; si acuden á una solemnidad universitaria, verán los escaños del paraninfo ocupados por señores muy serios y muy graves, que con toda formalidad ostentan sobre sus hombros la muceta de raso de variados colores, y sobre sus canas las borlas del mismo color de la muceta respectiva; pues pensar que un señor ministro lea un proyecto de ley en los Cuerpos Colegisladores sin vestir el gran w ofOTe, es pensar una locura; faltaría el sol en el espacio antes que faltase el uniforme del ministro en la tribuna Y pongo punto aquí á la enumeración de disfraces y de mascaradas tradicionales, porque si pretendiera mencionarlas todas, no acabaría nunca. Y en una sociedad que eso conserva, y con una humanidad que considera eso razonable, ¿viene usted hablando de romper moldes? No mejaga usted reír, Que tengo el labio ríítf. A. SÁNCHEZ PÉREZ. Bnero 22,18 LA V E N D E T T A por Rojas. iPIM, PAM, PÜM! Si acabo de escribir estas lineas que comienzo ahora y llegan alaim- prenta, y después pasan ustedes por ellas la vista buena señal 1 N, Es decir, 1 señal de que no hemos volado! Pero si no llegan ustedes á leerlas, ya pueden ustedes decir Buenasnoches Y añadir después, refiriéndose á mi: Pobre chico! La verdad es que hace ya días que no las tengo todas conmigo. De todo sospecho, miro con cuidado lo que como y lo que bebo, ando por la calle de puntillas- precaución inútil I- -duermo con la cabeza tapada, no fumo del estanco, me atraco de tazas de tila, y ni vivo, ni duermo, ni sosiego, ni descanso, ni sé qué va á ser de mi. Si oigo un grito, ya tiene usted mis nervios en danza: ¿Qué es eso? jQuién va? ¡Hasta los dedos se me antojan anarquistas I Si dan un portazo fuerte en mi casa, ya me tiene usted en la escalera temblando, y gritando sin embargo ¡No, no es nada! ¡no asustarse 1 ¡Es un petardo sin importancia! Pero en voz baja pregunto si hay muchos heridos, si hay cadáveres, si se ha hundido algo. Asi me tienen ustedes hace dias. Beñor, ¿qué les habré hecho á los anarquistas, yo que no tengo un céntimo, que vivo al día y bajo el poder de Cánovas, que es como vivir enterrado? Y es el influjo de la lectura de la prensa, porque ya lo habrán ustedes notado, ¡qué telegramas! ¡qué noticias! ¡qué sueltos se ven estos días! Me han regalado unas latas de sardinas. Ayer sacaron una á la mesa, y me dijo mi mujer: