Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E X P L O S I Ó N MUSICAL POR ROJAS VÉASE LA CLASE LA OP E R A quina) busca á su amante, pero éste no quiere comprometerse por si vienen mal dadas, y dice que él no se va de allí aunque le maten. Entonces la tiple dice algo de vendetta, se adelanta á la concha y canta persiguiendo á la flauta con una agilidad extraordinaria. (Ovación. La tiple se recoge la cola y saluda. Suelta tres gorgoritos más y muere dé un hipo repentino. El tenor la contempla breves instantes, saca la daga del cinturón y pe la hunde en el pecho con la misma fe que si se tomara una pildora. Lo natural es que muriera; pues no señor: después de arrastrarse por la escena (esto viste mucho) se incorpora y canta una romanza en la que abusa del registro agudo, y deja de existir después de dar un do de pecho y de decir addio! Sinfonía de gran efecto. Termina el crescendo entre las contorsiones a u t o máticas del director, que unas veces se guarda la batuta debajo del brazo, y otras la mantiene enalto, actitud a l a que corresponden los profesores de orquesta esforzándose en un interminable calderón, hasta que al buen señor se le ocurre bajar la mano. (Aplausos. El director saluda con cierta modestia y se dispone á repetir desde el dos por cuatro por regla general, pero algunas almas compasivas que notan el cansancio de los trombones, pues tienen los carrillos como la grana de tanto soplar, gritan: ¡No! ¡no! y la cosa sigue adelante. Se alza el telón. Coro de aldeanos que beben agua y vino en vasos de cartón y tienen el cinismo de cantar: Lihare il liqnorc In Boppa di criataUo. La tiple y el barítono vienen á interrumpir el copeo del pueblo. La tiple, sin acordarse para nada de su padre (el barítono) se dirige á la batería de la derecha y canta el amor que siente por Fernando (el tenor) en tanto que el barítono, por no aburrirse, canta en la batería de la izquierda. La contralto, las más veces, es enemiga mortal de la tiple, y aunque está en la mayor miseria, porque es hija de un emigrado polaco (el bajo) lleva unos magníficos pendientes de brillantes. El tenor no sabe, por cuál de las dos decidirse, y así se pasa toda la opera entre arias, romanzas y demás zarandajas. El barítono ha oído soñar en alta voz á la tiple, que pronunciaba el nombre de Fernando, y claro está, jura matarla; pero la tiple, que sabe que su padre es un mal hombre, se escapa con su doncella (la partí- LA ZARZUELA Coro de aldeanos de sombrero redondo y pantalones de maragato, y de aldeanas vestidas con falda de rayas, delantalito corto y corpino. En el centro del coro el tenor cómico cantando couplets con chis? v tecitos para que se repitan (aunque generalmente no se repiten) El tenor cómico es invariablemente el hostelero dueño de la hostería que hay en primer término derecha, é íntimo amigo del tenor serio, que es un pobre liidalguillo enflaquecido por el amor de una aldeana, hija del bajo, que no ve con buenos ojos tales amores y le tiene dicho que el día que tenga un nombre podrá aspirar á la mano de la chica, en vista de lo cual,