Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
180 BLANCO Y NEGRO decirse que es una señora á la pata la llana como dice el modismo vulgar, sin segunda intención ni doble fondo (ni más cera que la que arde Hubiera imitado ejemplos recientes, y ella sería primera actriz de alguno de los principales teatros de esta corte. HabTÍale bastado para ello encerrarse en esa gravedad cómica, que mucha gente toma en serio y que consiste en hablar poco (algunas veces por no saber qué decir) en hablar despacio (cosa que agradecen mu ho los pulmones) en no reírse nunca, ni por casualidad (aunque ocurra algo chistoso) y en no dejar vivir á las empresas en fuerza de pretensiones y exigencias exageradas- -cuando no absurdas. Pero cada uno es como Dios le ha hecho (hoy me da por las frases usadas) y genio y figura Por esas condiciones de carácter (ó tal vez por razones que yo ignore) es muy posible que, á pesar de la escasez de actrices de verdadero mérito que se nota en Madrid, la Górriz continúe por provincias cantando zarzuelilias. Que yo no sé dónde estará, ni si estará en alguna parte. Moisa Górriz es unade las actrices más útiles que conozco. Es dama. dama joven, graciosa... y hasta me han dicho que ha hecho por ahí fuera algunos papeles de característica admirablemente. No se limitan sus facultades á practicar solamente el género cómico. E n la ohra titulada TJn grano de arena, de García Gutiérrez, y en otras de la propia índole, ha probado repetidamente que poíee sensibilidad exquisita, brillante inspiración, sólido talento y facultades maravillosas para abordar el drama y conseguir en él éxitos verdaderos. Por el medio artístico en que ha vivido- -no sé si por vocación ó por obra de las circunstancias- -lo que más ha cultivado ha sido la comedia. Pero, como queda apuntado, sirve para todo, y no me cansaré de repetir que, por la flexibilidad de su talento y lo vario de sus facultades, es una de las actrices más útiles que conozco. Su vena cómica recorre con gallardía, provocando el aplauso entusiasta, desde la niña candida y pura de Sinfamília, hasta la paleta tosca y gritadora de uno de los últimos cuadros de Adiós, Madrid! Aquella graciosísima criada, bruta de una pieza y acabada de pescar, como si diiéramos, d e la pieza intitulada Todo por el arte, es un tipo arrancado á la viviente realidad y una de las más francas y espontáneas creaciones de la artista. La campesina de Bl somhrerode copa, de Vital Aza, es, asimismo, una creación artística de subido mérito, y suficiente, por si sola, para crear la reputación dé una actriz. Lo mismo puede decirse del trabajo de la Górriz en la comedia de Miguel Echegaray Meterse á redentor; y si fuese á citar todas las obras en que se ha distinguido, habría de formar interminable catálogo. Bltipo de María Jesús en El haile de Luis Alonso, que publicamos en esta página, es de un mérito realmente positivo. En lo general es una actriz de mucho saliente, que llega á todas partes, como se dice en lenguaje de bastidores, y que consigue dar importancia, en ocasiones, á los papeles insignificantes que por condescendencia representa. Á fuer de justo y de imparcial, no he de negar que la Górriz se propasa algunas veces en el género extremadamente cómico, que es precisamente donde el actor debe contenerse, al objeto de no llegar a l a completa extravagancia. Ella, como digo, rebasa los límites alguna vez, pasando de lo cómico á lo grotesco. Pero, como ya he dicho en otra parte, es preferible que los artistas pequen por carta de más, á que resulten pálidos, sin olor y sin sabor. La Górriz tiene bastante buen sentido para saber cuándo rebasa esos limites, y ella misma se refrena- -si vale la expresión- -sin necesidad de excitación ajena. Aun en los pasados tiempos de esplendor artístico, la Górriz hubiera ocupado lugar preferente en la escena española. E n los tiempos actuales es una mosca blanca, cuyo vuelo no deberla extenderse fuera del radio de Madrid Como mujer es muy agradable. Guapa ella, simpática ella y hasta graciosa ella. La modestia de su carácter quizá la perjudica en su carrera. Ko gusta de darse tono- -artísticamente- -como otras que valen menos que ella, y, más que llana y sencilla, puede Y si del Canto pasa al cante, será cosa de decirle: ¡Venga de ahí! Arranqúese usted por algo que sea una queja contra el presente desbarajuste teatral que reina. CORCHOLIS.