Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LAS ACTRICES ESPAÑOLAS ELOÍSA GORRIZ Es una de las pocas actrices de verdaderas condiciones con que cuenta en la actualidad la escena española. Por eso, sin duda, los empresarios de los teatros de Madrid hacen lo posible porque la Górriz trabaje en provincias. Y con efecto, por ahi anda U- guidísima, cantando zarzuelill tando ese trabajo baladí que eí i ordinario de los teatros de prov que, en su mayoría, se sostien obras de circunstancias, ó de Iones, ó revistas políticas, etc. ST no es que yo desdefie los teatros de provincias, nada de eso. Por razones que ya he dado en otra ocasión, no es posible que en esos teatros se practique el arte con la extensión ni el esmero que en los de Madrid. Bien que, al paso que vamos, es posible que muy pronto e cambien las tornas y haya que buscar el arte verdadero fuera de esta heroica villa, dado que los artistas de mayor mérito se vayan con la música á otra parte (á cantar zarzuelitas en provincias) y nos dejen aquí las median! las nulidades que ensalza á di la gacetilla y que el público deña soberanamente. Yo no sé por qué no está la en Madrid. Lo que sí sé, de modo evidentísimo, es qu hace mucha falta. Las actrices no se improvisan en veinticuatro horas. Toda la buena voluntad de la prensa no basta para realizar la habilidosa operación- -gracia, que dice el vulgo- -del barbero del cuento. Un distinguido periodista me decía no hace mucho: -Nos estamos engañando, y, pretendemos engañar al público, sin utilidad práctica de ninguna clase- -porque el público no se deja engañar- -y es preciso formular una larga serie de rectificaciones, diciendo francamente la verdad, sin ambajes ni rodeos, y caiga el que caiga. Nuestro carácter impresionable nos lleva á la exageración, y en materias teatrales hemos exagerado hasta el delirio en los últimos tiempos, y con particularidad en los momentos actuales. Tiene razón mi querido compañero. Supongamos que hay en M adrid cuatro teatros de los liamados d e o r m a donde se rinde- -ó se pretende rendir- -culto al arte verdadero. Según los periódicos, estamos llenos de primeras actrices notabilísimas. Según la realidad, hay dos primeras actrices que merezcan en justicia el nombre de tales, y dos caracteWot; Q lojverdadero. mérito. líi más ni 1 r enos ni más, hoy por hoy. I retanto, la Górriz cantando tas en provincias... oísa Górriz procede del Conservatorio. No se asuste el lector: creo que no era primer premio. Debutó en el teatro Esl iaol, y vióse, desde su I IJmera salida, que tenía mf. dera de actriz. Yqué madera! Palo tanto, como si dijéramos. En el teatro Español estuvo poco tiempo. Si no me es infiel la memoria, oreo que se marchó de allí por cuestión de sueldo. Pasó muy luego al teatro de la Comedia, y, como no podía menos de suceder, encajó maravillosamente i aquel marco, haciendo una cidísima y larga campaña. Ha estado también dos ó tres con gran aplauso del público, teatro Lara, ha vuelto á la 1 dia, y últimamente actuó hace dos años en el teatro Español. Es decir, formó parte de la compañía del clásico coliseo; su nombre salió en los carteles y sabíamos que estaba allí; lo que es trabajar, trabajó muy poquito sin duda porque era la mejor actriz de aquella compañía- -y no digo la única, porque nadie se ofenda. Creíase que el año pasado (año cómico) hubiera estado también en el Español; pero, como ya he tenido el honor de manifestar á mis lectores, anda por los teatros de provincias cantando zarzuelillas y haciendo lo menos, mientras las que no pueden intentan hacer lo más. No sé lo que habrá pasado; no sé quién tendrá la culpa de que la Górriz no haya venido al Español (ó á otro teatro de Madrid) me limito á señalar y á consignar el hecho. Diga cuanto quiera la gacetilla, en algunos teatros de Madrid se nota la falta de la Górriz. Ó de otra que valga tanto como ella.