Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i El demonio son estos autores dramáticos! ¿Pues no han escrito en Milán un drama en que salen la vida, milagros y muerte del g- eneral Boulanger? ¡No, no se descuidan los que andan en eso! ¿Qué apostamos á que ya le están traduciendo para España? o o a Una buena noticia. Ya se ha firmado el tratado de propiedad literaria con Méjico. ¡Qué gusto! ¡Cómo vamos á poner á los mejicanos de traducciones francesas! Pidan, pidan nuestros hermanos de allá cuanto quieran de esa clase. ¡Qué chicas tan hermosos! ¡Qué bien vestidas! ¡Qué bromas tan honestas Y divertidas! Algunos se llevaron Por diez pesetas Cinco hermosos bocetos En panderetas. En fin, señores. No hay quien haga esas Cual los pintores. Han preso en Cariñena á dos sujetos que llevaban encima estas frioleras: Una escopeta de dos cañones, recortada y cargada con cinco balas, un cuchillo, una navaja, dos bayonetas, una pistola de dos cañones, un cuchillo de grandes dimensiones, y una bolsa con diez y ocho pesetas. Las diez y ocho pesetas serian, por supuesto, para comprar pólvora y balas. En fin, que en España ya no queda más que un negocio que explotar. El de empresas funerarias. Se ha estrenado en Novedades, Y ha sido bien recibido, JEl Mártir de ajena culpa Que es un drama de Maillo Con su poquito de sangre, Pero que está bien escrito. En el teatro de Apolo Dieron Los Aparecidos, Que me a- parecieron bien Y me reí de lo lindo. Las cosas que hace Rodríguez Me sacan á mí de quicio. Lo demás que se ha estrenado No valia dos cominos. La Casa encantada ¡al foso! ¡A los profundos abismos El Viaje de recreo! ¡Cuánta necedad, Dios mío! La Sra. Tubau y su compañía se marchan á Buenos Aires. ¡Qué dolor para nuestros literatos di camera! j Cómo se acordarán de aquellas reuniones en el boudoir de la artista, de aquel arroz á Ja valenciana, hecho por Muro, de aquellos piropos improvisados en verso! Ahora lo que yo temo es otra cosa. Las odas plañideras de despedida. Preparémonos. ¡Cómo viene la prensa estos días! Los periódicos parecen órganos del gremio de carniceros y matachines. En un periódico he encontrado el otro día tratadas las siguientes interesantes materias: El crimen de Anastay. -El crimen de la Flecha. -La defensora de su honra. El atentado contra un capitán. -Muertos y heridos en Berlín. -La cabeza de Anastay. -El crimen de anoche. -Los tres suicidios de hoy No extraño, pues, que después de esas lecturas haya quien se corte el cuello dejando una carta escrita en que se diga: Señor Juez: ¡Crea usted que aquí no se puede vivir! Hago, pues, mutis por el foro. Hace unas noches Que en Jovellanos Cantan zarzuelas Unos muchachos Con tal salero, Tal desparpajo, Tal maestría Y tanto garbo, Que sólo el verlos Causa entusiasmo. ¡Cuántos actores De los que usamos. Con facha innoble, Ma! perjeñados, Y gracia fúnebre, Y voz de cántaro. Hacer debieran Por imitarlos! Vean ustedes A esos muchachos. A. CORZ CIELO. ¿Qué dirán ustedes que se ha descubierto en la Diputación provincial de Cáoeres? Pues un desfalco de doce mil duros. Un periódico dice que están comprometidas varias personas i Ya lo creo! j Todos los contribuyentes! ¿Quiere usted mayor compromiso que pagar las contribuciones, y que luego venga un Fulano de Tal y se las lleve? ¡Y pongan ustedes otros doce mil duros en el mismo sitio, y verán lo que duran! El Sr. Cánovas pronunció un hermoso discurso en el Senado. ¡Y bajó la Bolsa! ¡Y subieron los cambios! En fia, que el jefe de los conservadores está ahora como D. Juan Tenorio al final del acto cuarto. Llama al cielo, pero no le oye. El baile que dio el Círculo De Bellas Artes, Ha merecido elogios Por todas partes. A todos ha dejado G- rata memoria. ¡Parecía que estaba Uno en la gloria!