Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOVELAS RELÁMPAGOS ESTRELLAS Y MARIPOSAS -La tropa que va á misa ¡Milagro que pasa tocando la música! Esos malditos cornetas parece que no esperan otra cosa que llegar á esta casa para empezar lío veo á César, el teniente déla tertulia de Lola ¡Ah, sí! Es aquel que manda la segunda sección... Me ha visto Me saluda con la cabeza ¡Qué fino! ¡Cuidado que le cae bien el uniforme! Resulta esbeltísimo ¡Y es guapo! ¡Jesús, si supiera el retrato que le estoy haciendo! ¡Toma! Pues vuélvela cabeza ¡Dios mío! ¿Si habrá adivinado Ahora queme acuerdo, él me ha dicho muchas veces, mientras bailábamos, que tengo unos ojos muy charlatanes, que hablan solos Me habrán vendido mis miradas Vaya, será cosa de gastar anteojos ahumados ¡Qué mañana tan agradable! Esperaré en el balcón á que regrese el regimiento de la iglesia Pues, señor, si yo fuera hombre, no sería otra cosa que militar lío puedo remediarlo: me gustan mucho ¡Saben decir unas cosas, y las dicen de un modo! ¡Que son volubles y vuelan! ¡Bah! No parece sino que los paisanos no la dejan á una plantada Yo creo que César presiente algo en mí, y no se equivoca En cuanto le veo y se pone á hablar conmigo, me da el corazón unos saltos La tropa vuelve ¿No lo dije? Las dichosas cornetas En cuanto vea á Cesaren casa de Lola, le voy á suplicar que, por todos los santos, encargue al sargento que deje sus tocatas para más adelante ¡Hola! César mira ¡Y me saluda con la espada como á la Eeina! ¡Qué ocurrencia! ¡Es un hombre irresistible! ¡Dios mío, qué atrocidades se me ocurren! ¡Decididamente he perdido el juicio! II- -Eres un celoso incorregible Te repito, y por lo visto tendré que repetírtelo en todas mis cartas, que mis relaciones con César Puentes, el teniente de infantería, no pasaron de dos meses de galanteos en la tertulia de mi amiga ¡Nada! Una cosa que en seguida murió Pero tú, terco que terco, no me hablas de otro asunto Me ofendes con esas dudas Yo sólo te quiero á tí, á mi capitán de húsares, tan rendido y tan bueno Mira Te lo diré en secreto Todas las noches sueño contigo, y sólo vivo cuando pasas por delante del balcón, y cuando tomo la pluma para escribirte ¡Lo que es escribiéndote, me estaría la vida entera! Y eso que no puede una decir todo lo que siente, porque los hombres sois muy poco de fiar exceptuándote á ti, no te ofendas