Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UNA BODA Los vi venir de la iglesia; Él, loco de regocijo, Con el pelo muy rizado, Eelamiéndóse el hocico; Ella, tímida y medrosa, Con los ojos encendidos. No sé si de haber llorado, O efecto de un humorcillo. I Cómo lloraba la suegra! ¡Cómo soplaba el padrino. Un señor gordo y asmático, Muy hinchado de caiTÜlos! Seguía lucida escolta Detrás de amiggg y amigos, Ansiosos del agasajo Que ya estaba, prevenido. Ocuparon siete mesas Del Café Nuevo del Siglo, Y- i Usted qué toma? ¿Y usted. Lo que usted. Y yo lo mismo. -lYo no tenga gana ahora. Yo he tomado un vomitivo. Pues yo ño sé lo que tome. Usted dirá. No lo digo. Y asi estuvieron dos horas, Por ser cosa de cumplido Disimular finamente Los deseos y apetitos. Al fin el padrino al mozo Con mucho rumbo le dijo: Traiga usted unos cafeses Y copas de marrasquino, Y para mi un chocolate Con un mojicón blandito. Y elque quiera más, que pida, Que para eso hemos venido, Y por duro más ó menos No se me encoge el ombligo. Y en oyendo esto la suegra, Preguntó al mozo: jHay cocido? No lo había, pero en cambio Había manjares ricos, Anotados en la lista Que presentó el mozo hsto. Vio ríñones salteados Y murmuró entre suspiros: Tomaré ríñones; tengo Por los ríñones delirio. Tomó ríñones la suegra Y dio ál yerno un bocadito, Diciéndole entre sollozos: Que me la trates bien, hijo. Con esto se levantaron Los presentes conmovidos; Pagó el padrino, y al mozo Le dejó tres perros chicos. En proce ion por la calle Al conyugal domicilio. Fueron todos invadiendo Sala, alcobas y pasillo. Expuestos en una mesa, Sobre un tapete pajizo, Están todos los regalos Que la novia ha recibido. Los convidados los miran. Celebrándolos muchísimo, Que son los regalos todos De mucho gusto y bonitos. Dn sombrerito de paja Con sus lazos amarillos, Y sobre el ala un jilguero Con una mosca en el pico; Jna peineta de concha, Digo, de cuerno; un bolsillo De abalorio; para el pecho Un revólver de seis tiros; Dos pañuelos de la mano; Dos ligas; un abanico; Unas botas imperiales En muy buen uso; un cepillo; Un frasco de anís del Mono; Un corsé; dos acericos; Y sobre un gran plato media Docenita de chorizos. Y cuando todos admiran Tantos objetos urtisticos, laman á la puerta, y sale A abrir el novio solicito. Con un papel en la mano. Que tiene forma de oficio, Después de un rato, á la sala Vuelve cariacontecido. ¿Qué pasa? dice la suegra Viéndole trémulo y líviiio. ¡Que me han dejado cesante Por supresión del destino! La suegra se pone verde, La novia siente un vahído, El novio se tambalea Y suelta un taco el padrino. Los convidados no saben Qué decir en tal conflicto, Y la fiesta. de la boda En duelo se ha convertido. Lo mejor será marcharnos, Dice una vieja bajito, Y se van marchando todos, En silencio y afligidos. Queda el novio frente á frente De su esposa y del abismo, Y piensa: ¡Más me valiera Haberme pegado un tiro! CÁELOS F E O N T A U E A