Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
I ÍVÍST iLU TtipKm 1892 1- 1 L Núm. 41 EFEMÉRIDES 1468. -Falleció en Maguncia el inventor de la Imprenta GUTTENBERG 14 de Febrero Goza, genio inmortal, goza tú nolo Del himno de alabanza y los honores Que á ti invención magnifica se deben. Asi decía el laureado Quintana en su oda A la invención de la Imprenta, j en verdad que nada mejor podía desear al que, lo mismo vivo que muerto, siempre ha sido por tantos disputada la gloria de su invento maravilloso, que un sabio escritor del siglo xv, Wimpfeling, llamaba, estando aún en sus comienzos, beneficio casi divino, concedido por el Genio á la Humanidad Juan Füst y Pedro Opilio Schoeffer, asociados de Guttenberg para ayudarle en su empresa, el uno con sus florines, porque era rico platero y aun usurero á ratos, y el otro con su trabajo como hábil grabador y fundidor de metalets, fueron los primeros qué trataron de usurparle aquella nloria. Después de su muerte unos atribuyeron la invención á Pñster, un fabricante de estampas de Bamberg, otros á los hermanos Beehtersmunze, de Eltvil; los holandeses pretendieron que correspondía á su compatriota Lorenzo Coster, de Harlem; en Inglaterra circulaba una fábula absurda en favor de un tal Corsellis, y, por fin, Daunoii, en su Análisis de las diversas opiniones sobre el origen de la Imprenta, enumera quince ciudades que reclamaban aquella gloria, y dice que la lista de ios designados como inventores era mucho más numerosa. Sin embargo, el mundo entero proclama hoy el nombre de Guttenberg como autor de aquel prodigioso descubrimiento: en muchas naciones han celebrado fiestas en honor suj O, erigiéndole estatuas y monumentos, y podría formarse una gran bil) lioteca reuniendo sólo cuanto se ha escrito hasta el día ensalzando su nombre y elogiando su invento. En una obra titulada El Libro belga, recientemente publicada por el Círculo de los impresores de Bruselas, hemos leído una curiosa leyenda del libro en que se hace fantástica relación de los amores y de la muerte de Guttenberg. Juan Gensfieich Guttenberg- -que así se llamaba, -joven, rico y noble, hace conquistas á miles y derro 6 ha su patrimonio en orgías y diversiones, hasta que ve á Gretchen, hija de Füst, de la que se enamora perdidamente. Pero Füst odia á. los nobles; su mujer, la Sra. Marta, le había engañado con el Conde de Sorgenlnch, pariente de Guttenberg, y cuando éste le pide la mano de Gretchen, Füst le despide con cajas destempladas. Guttenberg se retira triste, pero no desalentado; echa sus cuentas amorosas, y ve con placer que en su corazón hay un excelente superávit de amor correspondido; ajusta sus cuentas económicas, y ve con dolor que en su bolsa y en su presupuesto hay un dé ic ¿í deplorable. -Trabajaré- -se dice- -con la fe que transporta las montañas, y con la decisión que realiza los imposibles.