Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO 73 grZo- -atacado por esa influenza, ó en preyisión de futuras contingencias, más ó menos próximas, haya dado una orden que tiende á lograr en sus dominios la unión morganática de Marte y Terpsíeore. Los que se complacen procurando empequeñecer todo lo grande, buscan, para explicar aquel mandato imperial los más frivolos fundamentos. Unos creen que el Emperador sólo trata de hacerse popular; y así como antes se declaró partidario del socialismo, ahora pretende mostrarse protector de los bailes de sociedad, para diferenciarse de esos monarcas absolutos, cuya razón suprema es la del yo me entiendo y bailo solo No; él podrá entenderse ó no entenderse- -que eso no es del caso- -pero, por lo visto, quiere que bailen los demás. Otros suponen que alguna de esas cantaoras flamencas que actualmente hacen su tourne e artistiqtie por. Europa, ha cantado en Berlín una conocida copla, que es popularísima en Andalucía, y dice así: ¿Para qué van al baile Tantos mirones, Si no bailan las niñas Por falta de hombres? Y el Emperador, creyendo que eso era una alusión directa á las costumbres berlinesas, porque en todas partes cuecen mirones trata de velar por él bien y por la tranquilidad de sus subditas, dando aquella orden, á fin de que las chicas alemanas que van á los bailes no se vean desairadas, y ya que están en Bérlín, no estén también las pobrecillas en berlina. Algunos, por último, pretenden que el Emperador, convencido de que Este mundo es un fandango, Y el que no baila es un tonto,